in

China utilizará el telescopio más grande del mundo

sdf<SFD

Buscará la “cuna” de soles

BEIJING (Xinhua).— ¿Cuántos nuevos soles podrían surgir en el futuro en la Vía Láctea? Los astrónomos chinos planean usar el Telescopio de Apertura Esférica de Quinientos Metros (FAST, por sus siglas en inglés), por mucho el más grande jamás construido, para buscar lugares de nacimiento de nuevos soles y de esa manera comprender mejor cómo se forman las estrellas y las sustancias de la vida.

Recientemente, los astrónomos de los Observatorios Astronómicos Nacionales de la Academia de Ciencias de China capturaron por primera vez el nacimiento de una nube molecular oscura utilizando tres telescopios de Estados Unidos y Europa.

El descubrimiento se publicó en la revista Astrophysical Journal y fue presentado por la revista Nature como un hito.

Li Di, científico jefe de FAST, dijo que el hidrógeno, el elemento más abundante en el universo y la principal materia prima para la formación de estrellas, existe principalmente en la forma de átomos en el universo. Solo después de que los átomos de hidrógeno se conviertan en moléculas de hidrógeno, pueden provocarse colapsos gravitacionales y reacciones de fusión nuclear, encendiendo nuevas estrellas, explicó Li.

“El paso clave para la conversión de átomos de hidrógeno en moléculas de hidrógeno ocurre en la superficie del polvo cósmico”, dijo Li.

Los científicos encontraron regiones oscuras en el universo que son ricas en gases atómicos y moleculares y en polvo cósmico, conocidas como nubes interestelares oscuras. Estos lugares son las “cunas” que propician el nacimiento de nuevas estrellas, nuevos planetas y posiblemente de la vida. Sin embargo, las nubes oscuras interestelares tienen la temperatura más baja en la Vía Láctea, de unos menos 263 grados Celsius. Es difícil identificar átomos y moléculas de hidrógeno en las nubes oscuras a una temperatura tan baja.

Los astrónomos chinos desarrollaron un nuevo método de observación, llamado Autoabsorción Estrecha HI. A través de este método y de los radiotelescopios en el Observatorio Arecibo y en el Observatorio Radioastronómico de Cinco Colegios en Estados Unidos, así como el Observatorio Espacial Hershel Europeo, el equipo de investigación chino descubrió la nube oscura B227, que tiene un “caparazón” exterior de hidógeno atómico, pero un núcleo dominado por hidrógeno molecular.

“Nuestros análisis mostraron que la nube oscura tiene cerca de 6 millones de años de antigüedad; aún es una bebé. Un nuevo sol nacerá dentro de esa nube”, dijo Li.

“Decenas de miles de nubes oscuras interestelares han sido halladas previamente, pero ésta fue la primera vez que pudimos observar una nube molecular cuando nace”, agregó.

Los científicos aún no tienen claro cuánto tiempo tomará para que el hidrógeno atómico se convierta en hidrógeno molecular en una nube oscura. Se calcula que se requieren cerca de 10 millones de años para formar un Sol en una nube molecular, de acuerdo con el modelo clásico.

Pero algunos científicos creen que solo se necesita un millón de años. “Nuestra medición esta vez apoya el modelo clásico”, dijo Li.

El descubrimiento dio confianza a Li respecto a encontrar en el futuro lugares de nacimiento de nuevos soles con FAST.

“La alta sensibilidad de FAST y su ventaja en la cobertura del cielo nos permitirán estudiar las nubes moleculares en la Vía Láctea, así como en la Galaxia de Andrómeda, adyacente a la nuestra”, explicó Li.

Solo después de que se formaron las moléculas de hidrógeno en el universo tuvieron lugar procesos químicos completos, formando moléculas orgánicas complejas. Parece que los aminoácidos, los componentes de la vida, pueden formarse fácilmente bajo condiciones astroquímicas. Es posible que los aminoácidos se hallen en el espacio en los próximos años, indicó.

“También planeamos cooperar con el Proyecto de Mapeo por Imágenes de la Vía Láctea del Observatorio de la Montaña Púrpura, para capturar las nubes oscuras al nacer y estudiar cuántos nuevos soles nacerán en nuestra galaxia”, vaticinó Li.

FAST, el radiotelescopio más sensible del mundo, localizado en una depresión kárstica naturalmente profunda y redonda en la provincia suroccidental china de Guizhou, fue completado en septiembre de 2016 y empezará operaciones en septiembre de este año. El desempeño del telescopio durante la operación está más allá de la imaginación, dijo Li. FAST también será usado para las observaciones moleculares relacionadas con el origen de la vida en el espacio, agregó.

Feria de bases por bolas en victoria de los Leones

Cartón de Tony: Mensaje poco entendido