in

Más cerca del origen

Fotografía facilitada por la JAXA muestra partículas que presuntamente provienen del asteroide Ryugu

Se conocerá más del sistema solar con polvo espacial

TOKIO (EFE).— La agencia aeroespacial de Japón confirmó ayer que la cápsula de una sonda espacial que llegó hasta el remoto asteroide de Ryugu trajo a la Tierra gas y polvo de ese lugar, un material que puede aportar pistas sobre el origen del sistema solar.

La sonda, Hayabusa2, lanzada en un cohete en 2014, aterrizó en dos ocasiones en 2019 en la superficie del asteroide para recoger muestras, que llegaron a la Tierra dentro de una cápsula que aterrizó el domingo 6 de diciembre en una zona desértica de Australia.

La Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón (JAXA), que estará en los próximos seis meses analizando esos materiales, confirmó ayer que la cápsula trajo en su interior gas procedente de Ryugu así como pequeños restos de arena.

Los materiales fueron analizados el jueves y viernes 10 y 11 de diciembre en un laboratorio de JAXA situado en la localidad de Sagamihara, al suroeste de Tokio.

Este análisis “derivó en la conclusión de que el gas en el contenedor deriva del asteroide Ryugu”, señaló JAXA en un comunicado.

En una rueda de prensa telemática, responsables de JAXA dijeron que la cápsula también trajo en su interior diminutas piedras de varios milímetros de tamaño que se cree que también son de ese asteroide, situado a 300 millones de kilómetros del planeta Tierra.

Entre las muestras tomadas por Hayabusa2 se encuentran restos subterráneos de Ryugu, que no se han visto afectados por los elementos externos, lo que puede aportar información valiosa sobre la formación del sistema solar.

Conductor vuelca y "desaparece" en la carretera Mérida-Motul