in

Revolución tecnológica

Según expertos

La cadena de bloques o blockchain, más conocida por ser el soporte del bitcoin, está en ruta de transformar al mundo, como lo hizo internet en su tiempo.— Qué es y cómo funciona

Pocas cosas han causado tanto revuelo en los últimos años como las criptomonedas, con bitcoin a la cabeza. Sus defensores aseguran que cambiarán desde la raíz el sistema financiero mundial y sus detractores advierten que se trata de un fenómeno totalmente especulativo y que la burbuja no tarda en estallar.

Lo cierto es que todo el mundo habla de la controvertida moneda virtual, pero pocos la conocen realmente. Con la ayuda de expertos, a partir del presente artículo intentaremos responder algunas de las interrogantes más frecuentes que plantea esta innovación, que tiene en el bitcoin su principal referencia: ¿qué son las criptomonedas?, ¿cómo funcionan?, ¿qué determina su valor?, ¿cómo podemos adquirirlas?, ¿son seguras como inversión?

A juicio del ingeniero Raúl Ortegón Bolio, especialista en Sistemas Computacionales, para responder esas preguntas y entender el funcionamiento de las divisas digitales es indispensable conocer primero la tecnología que las sustenta.

La cadena de bloques o blockchain es el principio de todo, dice. El dinero virtual no existiría sin esa tecnología, creada en 2009 por Satoshi Nakamoto, el seudónimo de una o varias personas de las que no se sabe nada más.

Revolución en marcha

“Bitcoin es un subproducto de blockchain. Es un error querer saberlo todo sobre la moneda virtual sin estar enterado por lo menos de la ‘maquinaria’ que la hace funcionar”, considera.

Las transacciones —sean de dinero, valores en especie o incluso de conocimiento intelectual— están basadas en la confianza, comienza. Si ésta desaparece —que no es raro que suceda, “porque la confianza sube por las escaleras, pero baja por el elevador”— el sistema se vuelve ineficaz.

Para robustecer la certidumbre, existen diversos intermediarios centralizados —negocios, plataformas como Uber y Rappi, bancos y otras instituciones— que respaldan las operaciones.

Actualmente, cuando una persona deposita dinero, sistemas computacionales registran la operación y por medio del spei (Sistema de Pagos Electrónicos Interbancarios) la otra persona lo recibe. O sea, la banca funge como intermediaria.

Las cosas pueden complicarse cuando la transacción es entre distintos bancos, que deben coincidir para consignar que “fulano ya tiene $1,000 menos y mengano ya tiene $1,000 más”.

Las complicaciones tienden a aumentar si la transferencia es internacional, porque los sistemas informáticos de varios bancos de distintos países deben ponerse de acuerdo y cotejar los registros para que exista la certeza de que el dinero que Juan envió desde Mérida le llegue a María, que está en Japón.

Sin embargo, a veces se presentan problemas debido a que el sistema puede presentar fallas, involuntarias o debido a la existencia de “intereses ajenos”. A esas impredecibles grietas de seguridad, un auténtico dolor de cabeza, se les conoce con el término informático de “la paradoja de los generales bizantinos”.

Fallas posibles

Se trata de un experimento creado para ilustrar el dilema de lograr un consenso entre un conjunto de entidades con un objetivo común cuando entre ellas pueden existir fallas o traidores, es decir, personas o grupos con objetivos opuestos que pueden hacer fracasar el proceso.

El problema se plantea con la analogía de un escenario de guerra: cuatro generales bizantinos están emplazados con sus tropas en puntos distintos alrededor de una ciudad que pretenden conquistar. Después de analizar el comportamiento del enemigo, los generales deben comunicar sus observaciones y ponerse de acuerdo para atacar el mismo día y a la misma hora, pues sólo así podrán salir victoriosos.

Para esto tienen que confiar en la lealtad de sus mensajeros y su capacidad para evitar ser capturados. Pero además existe la posibilidad de que entre los mismos generales haya traidores que envíen información falsa para hacer fallar la misión. Un algoritmo que solucione el problema debe asegurar que todos los generales leales acuerden un mismo plan de acción y que los traidores sean detectados.

Sin jerarquías

“Uno de los grandes logros que supone blockchain, más allá de las criptomonedas, es ofrecer la primera solución práctica al ‘problema de los generales bizantinos’”, señala Ortegón Bolio. “La cadena de bloques permite, por primera vez en la historia, transferir propiedad digital a otro usuario de internet, de manera que solo el propietario pueda hacerlo, únicamente el destinatario pueda recibirla, todo el mundo pueda validar la transferencia y ésta sea reconocida por todos los participantes, todo ello realizado de manera totalmente distribuida, descentralizada”.

Cada banco del mundo sustenta sus transacciones en su propia base de datos. El problema es que no existe una manera de que esas bases de datos estén enlazadas en tiempo real y tengan un consenso. Hacer una transferencia interbancaria a otro país es una lata porque tiene que pasar por varias entidades intermediarias para que si todo sale bien —que no siempre ocurre así— en una o dos semanas el destinatario pueda tener su dinero.

La intención de Nakamoto con blockchain no era crear una moneda, sino resolver este problema de la transacción entre distintas bases de datos que pertenecen a entidades distintas. Es decir, las utilidades prácticas del sistema basado en la cadena de bloques sobrepasan de largo las de una simple moneda, expone el ingeniero Ortegón.— (Continuará).— D.Y.

 

Blockchain Ideas

Conceptos que pueden ayudar a entender qué es la tecnología blockchain

Cadena

Como su nombre lo indica, blockchain es una cadena de bloques que contienen información codificada de una transacción en la red.

Libro contable

Al estar entrelazados (de ahí la palabra cadena), los bloques permiten la transferencia de datos (o valor) con una codificación bastante segura a través del uso de criptografía (es como un libro contable en donde se registran, encriptadas, todas las entradas y salidas de dinero).

Sin intermediarios

Lo innovador es que la operación no exige la validación de un tercero, sino que está distribuida en múltiples nodos independientes e iguales entre sí que la examinan y la validan sin necesidad de que se conozcan entre ellos

Hoteleros ven con “muy buenos ojos” la apertura

Yucatán, cuarto lugar en consumo y gasto en alcohol pese al Covid-19