Acusa a policías de Izamal en la Codhey

Un lío de esposos deriva en golpiza y detención ilegal
martes, 28 de enero de 2020 · 03:00
Un lío de esposos deriva en golpiza y detención ilegal IZAMAL.— Guadalberto Caamal May, vecino de Tekal de Venegas, informa que ante la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Yucatán (Codhey) denunció al director de la Policía de Izamal, Ángel Teodoro Cauich Can (a) “Poseidón”, y los agentes Antonia de Jesús Borges Pech y Luis Ángel Hernández Hernández por privación ilegal de la libertad, golpes, amenazas y otros abusos. Caamal May dice que está casado con Antonia Borges y que ésta es tía del policía Hernández Hernández. Cauich Can, comandante de la Secretaría de Seguridad Pública, fue presentado como director policíaco de Izamal apenas el 8 de diciembre y ya tiene una denuncia en la Codhey por violación de garantías constitucionales. Caamal May señala que “mi problema es de índole familiar, un día (mi esposa) me dijo que iba a ir con su hermana a cobrar un apoyo del gobierno federal y que regresaba al día siguiente, pero no regresó. “Esto pasó el (viernes) 27 de diciembre del año pasado. Se fue a casa de mi cuñada y un día, cuando (yo) no estaba, regresó a la casa y se llevó su ropa, una botas que tenía, al igual que documentos”. Narra que él siguió con sus rutinas diarias, “hasta que el (viernes) 17 de este mes me detuvo la Policía Municipal de Izamal estando yo en mi pueblo de Tekal de Venegas, lo que me extrañó al principio. ya que yo fui policía y (sé que con ello) se viola la autonomía municipal. “Pero, bueno, cumplí 36 horas detenido. “La noche del viernes 17, como no les dieron razón (de mí) a mis familiares, hicieron una llamada a Derechos Humanos (por la Codhey). “Eso puso en evidencia que estaba ahí (en la Policía de Izamal), ya que personal de la Codhey llegó a visitarme cuando estaba detenido, dejó constancia de que sí estaba detenido y me dijo que luego yo podía seguir la denuncia en Derechos Humanos. “Entonces me di cuenta que mi esposa, Antonia de Jesús Borges Pech, y su sobrino Luis Ángel Hernández Hernández se aprovecharon de su cargo de policías de Izamal para detenerme. “Me liberaron el domingo 19, pero cuando salí me volvieron a detener con lujo de violencia y me dijeron que tengo que firmar un papel para la manutención de mis hijos”, narra y, a una pregunta, contesta que sus tres hijos viven con él en Tekal. “Mi pregunta es: ¿Desde cuándo la Policía es Juzgado Familiar? Me encerraron en la oficina del director y a fuerza querían que yo firme un papel; solo porque me ayudó un licenciado, no firmé, pero me pidieron que firme un papel (para) que no me meta con mi esposa y su sobrino”, abunda. “Me detuvieron a punta de mad... en Tekal y así me trajeron a Izamal y me metieron en el calabozo. Intimidación “El martes 21 ratifiqué mi denuncia en Derechos Humanos y asenté que el director de la Policía de forma intimidatoria tocaba su pistola mientras me hablaba. “Es un hecho grave que quienes deben garantizar la seguridad de un pueblo violen los derechos humanos”. El quejoso dice que el viernes que lo detuvieron, su esposa vestía de policía e iba en una patrulla de Izamal y “es imposible” que ella y él hayan peleado ese día, si tanto ella como el sobrino estaban de labores.— José Candelario Pech Ku Hostigamiento municipal Guadalberto Caamal May, vecino de Tekal, igual se queja de que la Policía de Izamal lo acosa cuando transita a pie o en su camioneta en Izamal. Acoso estatal Señala que hasta policías estatales lo tienen identificado porque en todos los retenes que pasa lo detienen, le piden su documentación y le toman fotos. Cinco “responsables” Por ello, dice, hace responsable, de lo que les pase a él y a su familia, a la Policía de Izamal, su director, Ángel Cauich Can, la SSP, al comandante Víctor Ojeda, quien el día que lo detuvieron estaba asignado como encargado de la oficina, no a salir a detener, y a un policía apodado “Congo” porque lo golpeó tras la detención.