Restaurantes de Valladolid ven lejos la recuperación

Cumplen con las medidas locales de Valladolid
lunes, 7 de septiembre de 2020 · 03:00

Cumplen con las medidas locales de Valladolid

VALLADOLID.— Para poder abrir los restaurantes, los propietarios tuvieron que invertir más de $100,000 para la compra de los diversos productos y aplicaciones digitales para adaptarse a la “nueva normalidad” en el servicio. Sin embargo, ante la falta de clientes no se obtienen los recursos suficientes para comenzar su recuperación, y solo obtienen para el mantenimiento y el pago de los empleados. En el centro de la ciudad hay varios restaurantes, incluyendo los que están en el interior de los hoteles, pero según lo que se ha visto, en el caso del “María de la Luz, aún no opera debido a la falta de clientes. Alfonso Rivero Flores, quien cuenta con un establecimiento en el primer cuadro de la ciudad, justo frente al parque principal, recordó que desde que inició la pandemia, todos cerraron sus puertas, pero luego les autorizaron empezar a funcionar al 30% de su capacidad; en su caso tiene capacidad total para 140 comensales, así que pueden estar en el lugar al mismo tiempo menos de 40 personas. Para poder empezar, se tuvo que hacer muchos cambios para garantizar la seguridad y salud de sus clientes, la mayoría de ellos son visitantes nacionales y extranjeros, pero ahora solo llegan algunos regionales. Se adquirieron tapetes desinfectantes, termómetros, líquidos desinfectantes, gel y se adquirió la aplicación de QR, que consiste en un comando para dar a conocer el menú, de tal modo que el cliente llega, usa la aplicación de su celular para leer el código QR y así puede ver el menú, con el objeto de que no toque nada del establecimiento. En caso de no tener dispositivo móvil se le entrega un menú desechable. También adquirieron dispensadores de gel antibacterial de pedal, para que no toquen nada con las manos antes de comer. Comentó que con ese tipo de medidas se garantizan todos los protocolos de salud, por lo tanto todos los clientes que lo deseen pueden llegar al lugar con previa reservación. En el caso de los empleados, todos tienen cubrebocas especiales, caretas, incluso sus propios lockers para que se cambien de ropa en cuanto lleguen a trabajar, y hacer lo mismo cuando se retiren, razón por la cual considera que no habría riesgos en su negocio. En cuanto a sus utilidades consideró que no se obtiene lo suficiente, pero que “peor es nada” porque al menos ahora se obtiene para el mantenimiento del negocio y para el pago de los empleados que ya recuperaron sus fuentes de empleo. En el caso de la empresa, comentó que “salimos tablas”, pero lo más importante es que se obtenga para los gastos de operación, y pago de nómina, esperando que de manera gradual les vayan autorizando y aumente el número de comensales en cada negocio. En el centro de la ciudad, hay varios negocios del mismo giro, pero la mayoría coincide en que no tienen gente suficiente, debido justamente a que no hay visitantes. El restaurante del hotel Mesón del Marqués ya labora, pero casi no se ve gente en el interior. En el hotel “María de la Luz” permanece cerrado el restaurante, en donde se tenía el servicio de buffet y comida a la carta. En el Bazar Municipal, donde hay varias loncherías, la mayor parte del día permanecen abiertas pero sin gente, pues solo ofrecen el producto para llevar, por lo tanto los clientes no acuden, debido a que no tienen donde estacionar sus vehículos, pues los agentes de la policía apenas observan que alguien se estaciona en el centro, lo retiran de inmediato o en su defecto lo multan.— Juan Antonio Osorio DiariodeYucatan