Geotubos dañan el ecosistema y afectan a familias en Telchac

domingo, 4 de julio de 2021 · 09:15

Este verano será diferente y triste para la familia de Rocío Carrillo García, ya que los metros de arena que tenían a la puerta de su casa de Telchac Puerto desaparecieron por los geotubos y espolones colocados en la playa.

Desde abril el mar se metió hasta casi la entrada de su casa y la de cuatro viviendas más, incluida la que se dice que era del fallecido Armando Manzanero.

En los metros de arena que tenían frente a las casas eran testigos de la eclosión de tortugas, convivían y también “playaban”, actividad que ya no pueden hacer porque ya no hay arena para caminar en la playa, solo el mar.

El origen del problema

Como informó el Diario, la colocación de geotubos en la playa para frenar la erosión en Telchac causó un desastre ecológico, material y económico para la zona veraniega de ese puerto, denunciaron vecinos y autoridades municipales.

Arelda Berenice Chay, directora de Ecología y Medio Ambiente del Ayuntamiento, informó que entre enero y febrero se colocaron tres geotubos para cerrar un área de 200 metros: uno a la orilla del mar de manera horizontal y dos verticales en el inicio y en la terminación.

Así, indicó, se formó una caleta y los geotubos, al cambiar las corrientes marinas, causaron un daño ecológico, material y económico a las demás casas que están a la orilla de la playa.

Al respecto, Sayda Rodríguez Gómez, secretaria de Desarrollo Sustentable de Yucatán, afirmó que la instalación de los geotubos fue a solicitud de los vecinos que sufren un problema de pérdida de arena frente a su predio.

Para entender mejor: “Son trabajos de remediación”

Rocío Carrillo reside desde el año pasado en la casa de verano con el número 56 de la calle 17-A nombre de su madre María del Carmen García Pérez, con motivo de la pandemia y de que su actividad laboral le permite trabajar home office.

Es testigo de cómo se ocasionó "una tragedia en la playa" y ahora vive con el miedo, la angustia de que se meta más el mar y cimbre la estructura de su casa y de las demás propiedades.

"Se metió el mar" hasta sus casas

Recordó que se colocaron espolones a finales de enero y principios de febrero, de modo que "en todo marzo y medianos de abril pasado ya teníamos una afectación grave, se había erosionado toda la arena de nuestro lado”.

"En menos de dos meses se metió el mar", lamentó.

"Yo entiendo que los permisos que se dieron para exentar de impacto ambiental eran para poner esos geotubos de manera horizontal frente al mar, pero malamente además los vecinos pusieron espolones gigantescos que hicieron que en menos de dos meses se erosionará toda la playa".

"En el verano del año pasado teníamos una playa hermosa, de verdad que nuestras casas estaban dentro de la reglamentación del área federal, ningún problema teníamos".

Situación angustiantes para los vecinos

"Salían miles de tortuguitas en estas épocas. La verdad que el verano pasado estuvo precioso y yo que estoy viviendo acá lo disfruté mucho, incluso desde antes que fuera verano".

"Este año es todo lo contrario, angustiante, estresante, hubo noches que no podíamos dormir porque fuimos testigos de cómo la arena se caía como polvorón".

Reiteró que los geoductos no pasaron por la puerta de su casa, llegaron hasta cuatro casas antes y ella no participo en la solicitud de esos materiales.

"Los instaladores de los geotubos vieron en abril lo que le estaba pasando a nuestras casas y pusieron en nuestra puerta, sin nuestra autorización ni de las autoridades, unas bolsas de geotubos para que las olas no reventaran en nuestras casas".

"Como vieron que nos estaban afectando vinieron a colocarlas, pero los sacaron por la policía municipal, solo pudieron poner una, no tenían permiso".

Afirman que sí hay solución

Reiteró que ni ella ni sus vecinos afectados participaron en la solicitud de esos geotubos y nunca les pidieron autorización.

"Biólogos con conocimientos del tema nos dicen que sí hay forma de solucionarlo, pero obviamente no nos dan una respuesta aún o tienen que analizar".

"Según un estudio de impacto ambiental de hace un año tienen que pasar las cuatro estaciones para que ellos puedan visualizar las mareas, las corrientes marinas, de la arena y todo eso, pues se debe rescatar".

"De hecho por eso se presentó un amparo restitutivo. Quien sea responsable de esa afectación y erosión debe ser quien lo solucione".

Resumió que el amparo dice que ya no se instalen más tubos en la zona de Telchac Puerto y que se haga la reparación del daño a la naturaleza y a las propiedades afectadas.

Denuncias ante la Profepa

También se presentaron denuncias ante la Profepa.

"Entiendo que el Ayuntamiento de Telchac también metió demandas a la Profepa y Semarnat por los daños".

Esta situación está afectando a cinco casas y una calle, resumió Rocío Carrillo

Expuso que hay riesgo de que conforme pase el tiempo sean afectados los cimientos de sus propiedades, todas las estructuras.

Indicó que las autoridades municipales desde el principio se acercaron a ellos y están pendientes porque también resultaron afectadas.

"Estamos en espera de que se acerquen autoridades estatales y federales".

"Se sabía que habría una reunión, pero hasta el día de hoy no se ha llevado al cabo nada", continuó.

Llamado a las autoridades federales

Rocío Carrillo llamó a la Secretaria de Desarrollo Sustentable, a la Profepa y Semarnat para que les respondan y apoyen en la solución del daño.

Recordó que Telchac es un puerto de pescadores, "no es Uaymitún, no es San Benito, sino que hay casa que heredaron de sus familiares, con personas que se conocen desde niños que le tienen mucho respeto a la naturaleza, a todo el ecosistema, no es una zona turística".

"Lo lamentable es que venga gente que crea que está en otro contexto", expuso.

"En la otra parte del muelle una extranjera puso geotubos y le dio en la torre a unos playones divinos que la gente de esa zona disfruta mucho".

"De nuestra parte es un grupo de personas entre los que hay extranjeros y gente que acaba de adquirir esas casas recientemente que ven la idea de poner geotubos como en Uaymitún, sin conocer el impacto a sus vecinos".

"Entiendo que la Semarnat les dio la autorización de exentar el impacto ambiental".

"En menos de dos meses se destruyó 1.5 kilómetros del ecosistema", lamentó la entrevistada.

Otras Noticias