Yucatán

Clausurar casa cantina, piden

Puede ocurrir una tragedia, alertan unos progreseños
jueves, 27 de enero de 2022 · 01:06

PROGRESO.— La casa donde anteayer martes en la madrugada fue apuñalado un varón es centro de reunión de unos 15 bebedores consuetudinarios, entre los cuales hay varones, dos homosexuales y al menos dos mujeres: “La Maestra” y una adulta mayor con canas, dijeron ayer vecinos que tienen sus casas cerca del cementerio.

La vivienda donde ocurrió la agresión se ubica en la calle 110 entre 31 y 33 de la colonia Vicente Guerrero, frente al cementerio general, en el poniente de la ciudad.

Los vecinos consultados afirmaron que las autoridades deberían clausurar esa casa, que por las noches funciona como cantina, pues podría ocurrir una tragedia.

Según los vecinos, en esa casa en las noches y madrugadas hay gritos; se escuchan como que tuvieran delirios de persecución.

Debido a que todas las noches hay escándalos, a los vecinos no les llamó mucho la atención cuando en la madrugada del martes escucharon gritos e insultos.

No sabían que estaban apuñalando a un hombre, quien lesionado logró salir de la casa, corrió como 100 metros y se desplomó por la pérdida de la sangre.

Un vecino que se asomó a la puerta de su casa vio al lesionado tirado en la calle y entonces llamó a la Policía Municipal.

Luego llegaron policías en patrullas y paramédicos para atender al herido, que en opinión de los vecinos estaba moribundo. Ignoran si vivió o falleció.

En el predio donde apuñalaron a L.P.P.P., de 35 años de edad, quien al parecer es vecino de Motul, hace algunos meses falleció una persona a consecuencia del consumo de bebidas alcohólicas, recordaron los vecinos.

Indicaron que antes de la pandemia del Covid-19 y de la modernización del malecón internacional, esos teporochos se reunían en la playa del malecón tradicional y en el playón poniente.

Desalojados

Cuando fueron desalojados de esos lugares, se comenzaron a reunir en esa casa, que es propiedad del teporocho “El Nerón”.

Los colonos conocen a los teporochos por sus apodos “La Maestra”, quien por su adicción al alcohol perdió su trabajo de profesora; “La Sonda”, “La Gury” y “La Uriela”, y sospechan que esas personas consumen licor barato y también droga.

De día salen de la casa y en la noche retornar. No son agresivos con los vecinos, pero sus escándalos son constantes, las patrullas pasan, los policías se detienen un rato, pero siguen su camino, no intervienen.— G.T.V.

Otras Noticias