Yucatán

''Ser maestra fue para mí un aprendizaje de vida'', afirma docente de Hunucmá

Su satisfacción mayor: trasmitir los conocimientos
16/5/2022 · 01:00

HUNUCMÁ.— Mayanin López Bojórquez, oriunda de esta ciudad, fue homenajeada en días pasados por sus 33 años de servicio como maestra de Química en una secundaria de esta localidad.

La profesora se jubiló el 29 de abril pasado.

En entrevista, la maestra narró que se inició como docente dando clases en la Preparatoria Hunucmá.

Indicó que después de ingresar a la Normal Superior, le propusieron que impartiera clases de Lógica, ya que fue uno de los mejores promedios en esa materia a nivel bachillerato.

En 1988 entró a la secundaria Emiliano Zapata, en esta ciudad, como docente del área de Ciencias Naturales, e impartió las materias de Biología y Química.

Afirmó que recuerda con mucho cariño y respeto a su primer director, el profesor Nervin Bojórquez Maldonado. “Me dio la oportunidad de impartir clases en mis primeros años como maestra”.

También narró que la maestra Araceli Martín la invitó a tomar el Curso de Química Microescala y “gracias a este curso sentí que la innovación de prácticas de laboratorio en un secundaria era muy importante, para que el alumno de Ciencias se motivara y le tomara más interés en esta materia de Química, ya que gracias a la química la ciencia ha avanzado mucho”.

A una pregunta, contestó que “Ser maestra fue para mí no solo una profesión, también fue un aprendizaje de vida, aprendí que todos los alumnos son importantes y que hay que saber dirigirlos en su camino para que se propongan metas que ellos desean y logren alcanzar sus sueños.

“Mi mayor satisfacción era ver esas caritas de felicidad cuando ya habían entendido el tema que les enseñaba y saber que logré que muchos de ellos hayan podido superar y entender lo bello de esta materia Química”.

Dijo es difícil para ella concluir este ciclo de trabajo, que más que trabajo lo vio como la oportunidad de enseñar todo lo que ella en tantos cursos que tomó logró aprender y traspasar todo ello a mis alumnos.

“Ahora muchos de ellos ya son profesionales y otros más están en ese camino, lo cual me hace sentir que he logrado hacer de muchos de ellos hombres de bien y donde me ven me saludan.

“Eso quiere decir que dejé algo bueno en ellos, ya que siempre les dije que luchen para poder llegar a la meta que deseen”, expresó.

La maestra Mayanin está casada con Antonio Ceballos y tienen cuatro hijos: Enrique, doctor; Mayanin, psicóloga; Antonio y Joaquín, quienes son estudiantes.

La profesora agradeció a su familia, así como a compañeros maestros y amigos el apoyo que le dieron.

También agradeció “a todos los alumnos que de una u otra manera dejaron en mí y muchos recuerdos, así como sus cartitas y mensajitos en los que me escribieron hermosas palabras de despedida que era imposible no llorar”.— Inés Castilla Quintal