Policía en Yucatán

Akil. Investigación por muerte en patrulla policíaca

No se siguen los protocolos en las cárceles, señalan
martes, 24 de mayo de 2022 · 05:40

Bajo custodia de la autoridad nadie debería morir, tener bajo custodia a una persona implica una gran responsabilidad de la autoridad y un problema recurrente en muchas cárceles municipales es que no se siguen todos los protocolos que el caso amerita, señaló Fernando Mendoza Aguilar, visitador general de la Comisión de Derechos Humanos del Estado (Codhey).

Esto, al referirse a los fallecimientos de personas detenidas y bajo custodia de cuerpos policíacos en Yucatán, casos investigados de oficio por el organismo.

En entrevista con el Diario, Mendoza Aguilar informó que en lo que va del 2022 se ha tenido conocimiento de dos personas fallecidas bajo custodia policíaca en el interior del estado.

Uno fue a principios de mayo en Temozón y el otro sucedió la semana pasada en Akil, en ambos casos la Codhey solicitó a las autoridades policíacas respectivas los informes correspondientes, a fin de realizar una investigación de oficio.

El visitador general explicó que la Codhey ha impartido cursos de capacitación de derechos humanos a las corporaciones municipales, con una cobertura del 80% de las mismas.

No hay personal médico en las cárceles de Yucatán 

Lo deseable es que nadie muera bajo custodia policíaca, expuso. Pero aún existen múltiples carencias en las cárceles y una de las más recurrentes es la nula existencia de personal médico que certifique y valore el estado de salud o la condición física en que la persona se encuentra al ser detenida.

“Hoy día, que un médico certifique las condiciones físicas en que la persona es puesta en custodia es algo muy importante, y lamentablemente es una de las carencias más evidentes de muchas policías y cárceles municipales”.

“Un médico puede advertir situaciones que pongan en riesgo la integridad física o la vida de un detenido, así como la credibilidad de los protocolos aplicados por los agentes al detener a una persona”, mencionó.

“Al detener a una persona, la autoridad está asumiendo una enorme responsabilidad en torno a ésta, no solo es responsable de su estado físico al quedar bajo arresto en una celda, sino de todo lo que pueda suceder mientras permanezca ahí; no estamos hablando solo de presuntas lesiones físicas producidas por el arresto, también implica que si la persona padece alguna enfermedad, diagnosticada o no, la autoridad es responsable de suministrar el medicamento que ésta requiera en las dosis mínimas indispensables que el caso amerite”.

Muertes en cárceles de Yucatán

Entre 2018 y 2020 la Codhey abrió investigaciones de oficio por 10 casos similares en Yucatán; en este 2022, tan solo en un mes se han presentados dos casos.— Emanuel Rincón Becerra

Investigaciones de la Codhey

Las investigaciones de oficio de Codhey se inician con solicitar a la autoridad policíaca un informe detallado de hechos con lugares, fechas, horarios, circunstancia, nombres de elementos que participaron en la detención y la forma en que ésta se llevó al cabo.

También el informe médico que valide las condiciones de salud y físicas que la persona presentaba en el momento de ser detenida, la falta que cometió, el tiempo de detención previsto, etcétera. Con esta información la Codhey determina las líneas de investigación dentro de los derechos humanos de la víctima.

El objetivo en todo caso es determinar si hubo o no omisiones a los protocolos de derechos humanos, establecer recomendaciones para evitar que las situaciones vuelvan a repetirse y solicitar las sanciones administrativas a los implicados.

Más de