Yucatán

Ninguna certeza tienen vendedores de Valladolid

jueves, 26 de mayo de 2022 · 00:47

VALLADOLID.— Debido a que aún no se cuenta con el servicio de agua potable y energía eléctrica, los artesanos del parador del Cenote Zací y del centro artesanal, no pueden pasar a ocupar sus nuevos locales comerciales, y lo que les han dicho es que ese proceso puede durar alrededor de 15 días, pero hasta el momento no les asignan sus puestos.

Ayer publicamos que el alcalde Alfredo Fernández Arceo, firmó ante la Secretaría de Desarrollo, Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) la recepción de tres de las cinco obras que ejecutan en esta ciudad, tales como el mercado de artesanías, el parador del cenote Zací y el museo de la mujer, pero bajo protesta por considerar que hay vicios ocultos en las obras que no han sido subsanadas.

Del primer edil dijo que la recepción lo hizo bajo protesta porque está a punto de iniciar la temporada de lluvias y los artesanos pasarían serias dificultades, pero no mencionó cuándo se hará el traslado de estos a sus nuevos locales.

Entrevistado algunos de los artesanos comentaron que de manera oficial, nadie las ha dicho cuándo pueden volver a sus locales comerciales, tanto en el mercado de artesanías como del parador turístico del Cenote Zací.

Sin embargo recordaron que la semana pasada, se conformó un comité de artesanos que se reunieron con personal de Sedatu, en donde supuestamente les hicieron entrega del parador terminado, pero no de los locales comerciales.

Dijeron que tienen entendido que de la misma manera se reunieron con el alcalde Alfredo Fernández Arceo, a quien también le hicieron entrega de la obra, pero el asunto es que no cuentan con agua potable ni energía eléctrica.

Se les dijo que esos trámites se harán en unos 15 días y aunque ya pasó una semana no ven que se esté haciendo algo en las obras, por lo que consideran que se llevarán otros días más para poder acudir a sus locales, que por cierto no saben cuál les corresponderá.

Recordaron que cuando fueron desalojados del lugar se les asignó un número, pero no saben si es el mismo que les corresponderá, o en su caso habría un sorteo, el caso es que ya están desesperados por regresar a sus locales comerciales.

Insistieron que ninguna autoridad municipal se les ha acercado para informarles sobre la asignación de los locales, incluso no saben si cada uno hará sus respectivos contratos de los servicios que hacen falta.— Juan Antonio Osorio Osorno