Recomendada

Presunto boicot turístico por un abuso policiaco en Valladolid

Edil de Valladolid sale en defensa de los uniformados

VALLADOLID.— El caso de la detención con violencia del guiador de un autobús turístico que publicamos el pasado fin de semana ha originado versiones encontradas entre los protagonistas, y, según comentaron, hay versiones de que se organiza un boicot para que los touroperadores ya no entren a la ciudad.

El pasado fin de semana publicamos que alrededor de 10 policías sometieron y detuvieron al conductor de un autobús en las puerta del hotel “Mesón del Marqués”, incluso usaron la fuerza para someter, tirar al piso con las manos dobladas a la espalda a una mujer conocida como “Avatar”, por el simple hecho de intervenir en el zafarrancho que fue observado y grabado por decenas de turistas extranjeros y nacionales.

El pasado fin de semana e incluso ayer martes se observó la llegada de algunos camiones turísticos, en menor número que antes, aunque se ignora si es por el presunto boicot o porque el turismo está bajo en el estado de Quintana Roo.

Alcalde de Valladolid defiende a uniformados

La noche del lunes, líderes empresariales, entre ellos Gerardo Vidal Cruz, presidente de la delegación de la Canaco; Carlos Osorio Rosado, de Coparmex; Alfonso Rivero Flores, de los prestadores de Servicios turísticos del centro de la ciudad; Noé Rodríguez Cervera, de la Asociación de Hoteles y Hostales de la ciudad, y Jordy Abraham Martínez, de la Asociación de Restauranteros de Valladolid Yucatán A.C. (Arvay), se reunieron con el alcalde para hablar del tema.

Gerardo Vidal Cruz comentó que el alcalde, Alfredo Fernández Arceo, argumentó que el conductor le propinó un golpe a un uniformado, cuando se le pidió retirarse del centro, debido a que solo es zona de descenso y ascenso para el turismo.

En el caso de la mujer, la versión oficial es que se procedió a “tranquilizarla” debido a que estaba interviniendo en una acción de la Policía Municipal, pero que de ninguna manera se le detuvo.

Por su parte, Alfonso Rivero Flores explicó que de ninguna manera se justifica la violencia o la fuerza con que actuaron los elementos, ya que se supone que están preparados para actuar en consecuencia aplicando los protocolos que deben saber.

Dijo que no se debe perder de vista que gracias a todas las agencias de viajes que hacen una visita de cortesía a la ciudad Valladolid es conocida en el mundo, y el resultado es la apertura de nuevos hoteles, restaurantes, tiendas de artesanías, farmacias, zapaterías o negocios de venta de ropa.

También recordó que los turistas, luego de visitar esta ciudad, de manera personal en un corto tiempo regresan con sus familias y atraen a más gente de sus países y de esa manera se incrementa la pernocta y se fortalece la economía sin que el estado invierta un peso en las promociones, por lo tanto una de las características que deben tener los servidores públicos es la amabilidad y la atención a los visitantes.

Se presume boicot turístico a Valladolid

El líder comercial comentó que tiene conocimiento que algunas empresas operadoras se organizan y ponen de acuerdo para hacer un boicot y ya no parar en esta ciudad, incluso analizan la posibilidad de parar en Uayma.

En cuanto a los hechos, en la versión del alcalde de la agresión a un policía, según los videos difundidos no hay evidencia de tal golpe, mucho menos un dictamen médico que muestre la lesión.

En un audio enviado a los empresarios locales, el conductor del autobús niega esa versión y acusa a los elementos de sobrepasarse en sus acciones y aseguró que no estaba vendiendo alcohol, como se argumentó en un principio por los mismos policías ya que las empresas operadoras les ofrecen cerveza, refrescos y galletas a los turistas como parte del servicio que se les da.

En las redes sociales se publicó un diálogo entre el conductor y una mujer policía, en la que la uniformada le pide al conductor de manera prepotente que se retire del centro, pero éste le contesta en los mismos términos, por lo que mujer solicita apoyo de sus compañeros que en cuestión de minutos arribaron al lugar y se ordena bajarlo, esposarlo y detenerlo, para lo cual intervinieron varios elementos que usaron la fuerza excesiva.

Más de