Yucatán

Concurrida, la quema de la ''boxita'' en atrio parroquial

Tras dos años, la ofrenda regresa a la céntrica iglesia
lunes, 20 de junio de 2022 · 00:00

HUNUCMÁ.— Tras dos años de quemarla en su casa debido a las restricciones sanitarias por la pandemia del Covid-19, la familia Canul quemó ayer domingo la “boxita” en el atrio de la parroquia San Francisco de Asís, en el centro de esta ciudad, para cumplir así su promesa al Corpus Christi.

Aproximadamente a las 6:30 de la mañana, la familia Canul salió de su domicilio con un grupo de personas acompañadas de la quema de “voladores” y música, llevando cargada a la “boxita” en su tradicional paseo del domingo posterior al jueves de Corpus Christi hasta el atrio parroquial.

Niños, jóvenes y adultos esperaban la llegada de la “boxita”, que este año lució un vestido cuya blusa fue de color rosa mexicano y la falta con los tres colores de la Bandera Nacional: verde, blanco y rojo.

Ya en el atrio, la muñeca afroyucateca, llena de petardos, fue asegurada en el extremo superior de un madero de nueve metros de alto, en el cual se colocaron las tradicionales siete figuras: un triángulo invertido, una estrella, un círculo, una media luna, un corazón, un rombo o diamante y un cuadrado,

A las 8 de la mañana, el padre Pablo de la Cruz celebró la misa en la iglesia repleta de personas y, al terminar la celebración eucarística, salió a impartir la bendición a la gente.

Tras la misa, varias personas recorrieron las enramadas con ofrendas instaladas en el atrio.

También se observó a adultos comprando a sus hijos pequeños un rehilete o juguetes hechos de hule espuma en forma de animalitos que casi no se ven.

Aproximadamente a las 10 de la mañana se hizo la quema de la “boxita”, que luego fue bajada y llevada a la casa de la familia Canul.

La calle principal se volvió un caos entre motos y mototaxis por la concentración de gente para ver la quema de la “boxita”, pero el problema no pasó a más.

La familia Canul terminó sus dos días de festejos con el baile popular “La bachata de la boxita”, en la calle 33 entre 34 y 36 del centro de la ciudad, ante la casa de Marcos Canul Canul, “El amigo Zota”.

Por otra parte, en el mercado municipal se registró buena afluencia de clientes por el Día del Padre.

Los puestos de ropa fueron los más visitados. Otras personas compraron flores.— María Inés Castilla Quintal