Recomendada

Advierten en Tizimín: hay glifosato en el agua de la llave; estos son los riesgos a la salud

Añade que muchas enfermedades provoca estos agroquímicos, como los males de Parkinson y de Alzhéimer o cáncer, y todo tendría su origen en la ingesta.
21/6/2022 · 01:59

TIZIMÍN.— De acuerdo con recientes estudios que han realizado biólogos se ha podido detectar la presencia de agroquímicos en toda la reserva de la biosfera de Río Lagartos, y es el glifosato uno de los principales predominantes.

El maestro Juan José Sandoval Gio, investigador del Instituto Tecnológico de Tizimín y quien recientemente dio inicio al proyecto para la conservación de la cacerolita de mar, dice que como parte de las investigaciones se llevaron la sorpresa de encontrar glifosato en esta especie marina que está en peligro de extinción.

Según dijo, este sería el primer estudio que se hace a nivel nacional en detectar este herbicida en la también conocida como “cucaracha de mar”.

Ayer lunes 20 se conmemoró el día internacional del cangrejo herradura, otro nombre con que se conoce a la especie.

El profesional explica que las condiciones climáticas también están afectando a las poblaciones marinas, pues algunas se adaptan al medio y otras buscan emigrar a lugares más lejanos, sin embargo el factor que más predomina, al menos en la zona, es la contaminación.

Lee también: Detienen a seis colombianos en Tizimín, Yucatán; tres estarían involucrados en la red "Gota a Gota"

Pesticidas en la costa de Yucatán

El también responsable del Laboratorio de Biotecnología Acuícola y Marina del Tecnológico detalla que en la costa oriente se han hecho estudios donde ha encontrado pesticidas, metales pesados, así como hidrocarburos.

“En este mismo sentido tenemos a los agroquímicos como el glifosato y según se ha investigado, los organismos marinos son menos capaces de metabolizar los contaminantes”.

Añade que una de las situaciones preocupantes y que la misma la agencia internacional de investigación ha hecho desde el 2015 es que el glifosato es potencialmente cancerígeno de manera que no es tan inocuo y sí hace daño.

Recordó que con colaboradores de la Universidad Autónoma de Yucatán (Uady) se realizó un estudio entre el 2018 y 2019 en San Felipe, Río Lagartos, Las Coloradas y El Cuyo en toda la reserva de la biosfera de Río Lagartos y encontraron algo interesante: la presencia de glifosato en agua de mar, agua de las llaves de las casas, en la ría y el sedimento.

“Estamos hablando que nos estamos bañando con el glifosato”, advierte. “Hay estudios por parte de la Uady que se hicieron hace 10 años en los que se encontró que se usa mucho el glifosato en la soya transgénica y en nuestro estado se cultiva en grandes cantidades y podrían estar usando este herbicida que acaba con la hierba mala, pero en la soya es resistente y por eso se utiliza”.

“Nuestro suelo en la península de Yucatán, por sus características geológicas es superporoso y todo lo que hay en la superficie, que es permeable, se va al subsuelo, luego al manto freático y en las corrientes marinas se dirigen todo”.

Con estos datos dice que es preocupante porque se está hablando que un área natural protegida que debe estar protegiendo a la fauna y flora, pero pasa lo contrario pues está expuesta.

¿Qué riesgos tienen los humanos con los agroquímicos?

Añade que muchas enfermedades provoca estos agroquímicos, como los males de Parkinson y de Alzhéimer o cáncer, y todo tendría su origen en la ingesta.

“Los investigadores lo que hacemos es publicarlo en revistas científicas y se hizo en noviembre del año pasado y en la expoforo ambiental que se hizo el 28 mayo que organizó la Secretaría de Desarrollo Sustentable. En una mesa panel hice énfasis en esto”, expresa.

Según dice, una de las alternativas de solución es la educación ambiental para que no usen los agroquímicos en forma desmedida.

Más de