Yucatán

Exalcalde de Seyé hace mea culpa público

Exfuncionarios de Seyé admiten sus 2 delitos penales
viernes, 24 de junio de 2022 · 03:03

SEYÉ.— El exalcalde Ermilo Dzul Huchim, el exdirector de la Policía Municipal Juan Manuel “Mara” Chuc Aldana y dos expolicías locales realizaron anteayer miércoles la diligencia de reconocimiento de responsabilidad y de disculpa pública a favor del periodista maya independiente Edwin Artemio de la Cruz Canché Pech por las agresiones que le hicieron el 1 de enero de 2014.

En un comunicado, el Equipo Indignación y Article 19 expresaron lo siguiente:

El Juzgado 5o. de Distrito con sede en Mérida presidió esta diligencia a las 5 de la tarde en el Palacio Municipal de Seyé como parte del proceso penal abierto en 2014 por los delitos de abuso de autoridad y lesiones cometidos contra el periodista.

Durante el acto, cada uno de los sentenciados ofreció una disculpa al periodista por haberlo agredido con motivo de su labor periodística el 1 de enero de 2014.

Además, reconocieron la importancia del derecho a la libertad de expresión y de información, y manifestaron que no volverían a cometer actos que afecten estos derechos ni que atenten contra el ejercicio periodístico de Canché Pech, quien aceptó las disculpas ofrecidas y manifestó la importancia de que las autoridades respeten la labor de la prensa.

Lo anterior constituye una culminación en el proceso de justicia, verdad y reparación a favor del periodista, ocho años después de los hechos.

Article 19 y el Equipo Indignación consideramos muy importante este acto como parte del derecho a la reparación del periodista y exhortamos a las autoridades municipales de Seyé, Yucatán, a cumplir con sus obligaciones de respetar, proteger y garantizar el libre ejercicio periodístico de Canché Pech y de cualquier periodista en el municipio, cuya labor es imprescindible como parte de una sociedad democrática.

Estas disculpas representan una clara victoria para la libertad de expresión en Seyé y el estado de Yucatán, puesto que es la primera sentencia en donde un tribunal ordena a personas servidoras públicas disculparse por actos violentos cometidos contra la prensa.

Canché Pech fue torturado y amenazado el 1 de enero de 2014, cuando, como corresponsal del Diario de Yucatán, salió a cubrir un choque que causó daños en el domicilio de una habitante en Seyé por un familiar del entonces alcalde Ermilo Dzul Huchim. Mientras realizaba su labor informativa, el periodista fue detenido arbitrariamente por cuatro policías municipales quienes le golpearon en el trayecto al Palacio Municipal.

Los agentes policiales sujetaron y golpearon al periodista de los brazos con fuerza mientras que el alcalde le recriminaba sus coberturas, diciendo que estaba ya harto de su crítica.

Además de los golpes propiciados, le arrebataron su equipo de trabajo y borraron los archivos del celular; entre ellos fotos y un vídeo de la detención arbitraria perpetrada por los agentes. Tras casi una hora de encierro y golpes, el alcalde ordenó que liberaran a Edwin Canché.

Negación de la tortura

Canché Pech, junto con sus representantes legales, Indignación y Article 19, denunciaron los hechos ante la Fiscalía General de Yucatán, y la delegación de la entonces Procuraduría General de la República (hoy FGR); asimismo, iniciaron una queja ante la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Yucatán (Codhey).

La Fiscalía inició un proceso por los delitos de lesiones y abuso de autoridad, gravemente subestimando los hechos, así que las organizaciones representantes solicitaron la reclasificación de los delitos a tortura y privación ilegal de la libertad. El Juzgado 5o. de Distrito de Yucatán, quien llevó el proceso, se negó en diversas etapas a clasificar adecuadamente los hechos.

Las mismas comisiones de derechos humanos fueron partícipes de la negación de la tortura a Canché Pech. En noviembre de 2015, la Codhey negó, que casi una hora de golpes y amenazas constituyeron tortura.

El periodista y sus representaciones legales impugnaron la recomendación y más de un año después, en enero de 2017, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) convalidó la negativa de la Codhey. En sus consideraciones la CNDH ignoró la definición de tortura enmarcada en los estándares y definiciones en la materia de la Convención Interamericana para Prevenir y Sancionar la Tortura así como la Ley para Prevenir y Sancionar la Tortura en Yucatán. El proceso contra los servidores públicos agresores se siguió por los mencionados delitos, bajo los cuales fueron sentenciados (por el Juzgado 5o. el 2 de enero de 2019 ).

Ocho años de lucha

En este tiempo Canché Pech se ha enfrentado a un aparato de justicia burocrático e indolente. En 2014 el caso fue atraído e integrado por la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión (Feadle) de la entonces PGR. Sin embargo, las autoridades estatales quisieron negar también su calidad de periodista y negar dicha atracción.

En un juicio de amparo que conoció el Tribunal Unitario de Campeche, el magistrado se quiso presumir que Canché Pech no demostraba ser periodista con alguna credencial o contrato de algún medio de comunicación, lo cual implicaría que todo el proceso penal regresaría al fuero común en Yucatán.

Una vez más, se impugnó la decisión y el 1 de marzo de 2017 la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) emitió una resolución trascendente para la libertad de expresión en México, al reconocer la perspectiva amplia y funcional del periodismo, visto como el ejercicio del derecho a la libertad de expresión e información.

Afortunadamente, en 2019, cinco años después de los hechos, el Juzgado Quinto de Distrito en Mérida, Yucatán, dictó sentencia condenatoria contra Ermilo Dzul Huchim y cinco policías municipales, incluido el director de la corporación. Y casi tres años después, con fundamento en los artículos 21 y 41 del código federal de procedimientos penales ordenó realizar la diligencia del Reconocimiento de Responsabilidad y Disculpa Pública, lo que se hizo el 22 de junio de 2022.

Pese a las falencias del proceso, la sentencia y disculpa constituyen un mensaje contundente ante la situación crítica de violencia contra periodistas en México, que aún lidia con un 98% de impunidad en delitos contra la prensa.

Ante las violencias vividas por Canché Pech, y la lucha de él y su familia por la justicia, Equipo Indignación y Article 19 reiteran que restringir de manera ilegal o violentar la libertad de expresión de una persona periodista es menoscabar no sólo sus derechos a la vida, la integridad y libertades, sino el derecho colectivo a recibir cualquier información de relevancia pública.

A lo largo de ocho años, Canché Pech ha sigo objeto de muchas otras agresiones en vínculo con la labor informativa, desde amenazas de muerte y desaparición, campañas de desprestigio y bloqueos informativos, así que el periodista afrontó una serie de agresiones las cuales buscan continuamente intimidar y generar una autocensura.

Esto es relevante pues las autoridades de todos los niveles deben implementar acciones que garanticen la no repetición, reparación del daño y otras medidas preventivas que aseguren procesos de justicia restaurativa para la prensa y la sociedad, pues al día de hoy tanto Canché Pech como cientos de otros periodistas en México son víctimas de violencia cada día, reiterando los altos niveles de impunidad en el país, y lo mucho que queda por trabajar para culminar con esta violencia.

Hoy Edwin Artemio de la Cruz Canché Pech, su familia y sus representantes dan un gran paso en el camino de la justicia. En Seyé, en Yucatán y en el resto del país, hoy se da un mensaje claro: que ninguna autoridad debe estar sobre la ley ni sobre los derechos humanos.

Otras Noticias