Yucatán

Realizan otra vez el baño de San Juan en Tizimín

sábado, 25 de junio de 2022 · 02:23

TIZIMÍN.— La comunidad de Sucopo reanudó su tradicional baño de San Juan para celebrar el Día de la Fertilidad que consiste en que los jóvenes se lanzan al cenote “Siete Bocas” como símbolo de ofrenda a la fertilidad.

Según la explicación ofrecida por el profesor Armando Cupul Guerrero, se considera que los que participan en este baño quedan protegidos de las enfermedades de la piel y el arrojarse al cenote tiene similitud de la ofrenda de los ancestros mayas que practicaban sacrificios arrojando al agua a un elegido o alguna parte de sus órganos.

En este caso, el sacrificio es que los jóvenes arriesgan su vida como ofrenda a San Juan para la protección y bienestar de esta población tizimileña ubicada a unos 10 kilómetros de la cabecera municipal.

Cupul Guerrero señaló que los mayas también descubrieron que las hojas de nabanché o árbol de San Juan tienen un alto valor curativo, machacadas y remojadas con agua extraída de algún cenote se le daba para beber a las mujeres que no podían tener hijos y “esta comprobado que es verídico”.

También dijo que de igual manera se ha comprobado que es el día en que se le pega con un cinturón o soga a los árboles que no dan fruto y se les exige que para el próximo año permitan la cosecha abundante de frutas.

Las mujeres mayas utilizaban estas hojas para fertilizar sus jardines, pues se considera que, al remojarlas y verter unas gotas de agua en las macetas, las plantas permiten una floración abundante.

Ceremonia

En esta ocasión, una vez más la ofrenda estuvo a cargo de la señora Lucy Rosado quien por muchos años realiza esta ceremonia para pedir por la abundancia y la prosperidad de los pobladores y de la gente en general.

Antes de iniciar con el baño, un grupo de jovencitas se acerca en la orilla para lanzar los pétalos de flores y las hojas del nabanché como símbolo de ofrenda a quienes por accidente han perdido la vida en los cenotes o mares y al mismo tiempo pedir permiso a los dioses para esta ceremonia del baño.

Los pétalos y hojas son traídas en procesión desde el centro de la población hasta el lugar donde se encuentra el cenote, en un recorrido amenizado por un grupo de charanga y con el tronar de los voladores.

Estuvieron el alcalde Pedro Couoh Suaste y la comisaria Katia Citlali Valle Barrera.

Arribó también el titular municipal de Fomento al Turismo, Francisco Esperón, quien se unió a los más de 20 jóvenes de la comunidad que se inscribieron para arrojarse desde la bóveda hasta el agua y salir por la escalera que se coloca en una de las siete bocas de este cenote.

Al finalizar, los organizadores ofrecieron tacos de cochinita para los asistentes, tanto locales como los que llegaron de diversas comunidades y de esta ciudad.— ISAURO CHI DÍAZ

DiariodeYucatan