Destacada

Yucatán vulnerable: víctimas en Chikindzonot fueron transportados 300 Km; por retenes y aduanas

Es difícil llevar en un vehículo ocho cadáveres sin que nadie lo detecte, pero al final se puso en evidencia la vulnerabilidad de la seguridad en la entidad.
martes, 28 de junio de 2022 · 05:00

VALLADOLID.— Por el hallazgo de ocho cadáveres en la carretera estatal Chikindzonot-Chan Chichimilá, el pasado sábado, existen diversas interrogantes en cuanto a la seguridad en Yucatán.

Esto, debido a que los sicarios transitaron por unos 300 kilómetros (km) desde su “levantón” en la comunidad de Xcalak, en el municipio de Othón P. Blanco (Chetumal), hasta Chikindzonot sin que ninguna autoridad se haya percatado de la presencia de los sicarios.

De acuerdo con datos obtenidos, entre Mahahual e Xcalak existe una brecha de arena que une a estas dos comunidades, pero adicionalmente hay una carretera paralela que está pavimentada y tiene una longitud de 63 km.

En la franja costera de arena hay varios ranchos y propiedades privadas, incluso parajes donde viven pescadores y es conocida como la zona del recale de drogas.

¿Cuál habría sido el móvil de la ejecución en Chikindzonot?

Existe la presunción que los levantados y asesinados son vecinos de comunidades del área de Chetumal, incluso se dice que algunos serían oriundos de Nicolás Bravo, a unos 50 km de la capital de Quintana Roo, sobre el camino que va hacia Escárcega, Campeche.

Según se averiguó, los ejecutados habrían encontrado droga en las playas de Xcalak, justo en la franja costera de esta comunidad con Mahahual, donde trabajaban en un rancho.

Al parecer alguien los delató y se enteraron los dueños de la droga, que se presume era propiedad de un cártel que opera en la zona y eso habría sido el móvil de la ejecución.

Sacar los cuerpos de ese lugar es complicado tomando en consideración que justo en el entronque de la carretera que va hacia Xcalak y Mahahual hay un retén militar permanente.

Tomando como punto de referencia el kilómetro 45 de la carretera Valladolid-Chetumal, donde está el acceso a Chikindzonot, para llegar a Carrillo Puerto se recorren 100 km.

Continuando en la misma vía federal se avanzan 80 km para llegar a Limones, se da vuelta y se recorren 57 km para llegar a Mahahual, de allí se avanzan 63 km más hacia el sur para llegar a Xcalak, en total son unos 300 kilómetros.

Si se hace el recorrido de manera inversa, en el entronque entre Mahahual e Xcalak se encuentra el retén militar y otro en la entrada a Carrillo Puerto, cuya comunidad se atraviesa en medio de muchas cámaras de vigilancia que existen en las entradas y salidas.

Por aduanas y retenes de Yucatán, pero sin pistas de sicarios

Hacia Yucatán, se pasa por la comunidad de Señor y se llega a Tepich, donde existe una aduana y obligatoriamente se entra, pero nadie detectó a los sicarios.

Luego de pasar la aduana se avanzan dos km y se llega al kilómetro 45.

Ya en territorio yucateco se da vuelta, pero se sabe que en este sitio se tiene asignado de manera permanente un puesto de vigilancia de la Policía Estatal, donde los sicarios avanzaron por varias poblaciones como Xthobil, Poop Ekpedz y Chikindzonot, pasando este pueblo transitaron cinco km y se metieron al monte para dejar los cadáveres, un kilómetro antes de llegar a la población de Chan Chichimilá.

La interrogante es: ¿dónde los habrían asesinado?

Es difícil llevar en un vehículo ocho cadáveres sin que nadie lo detecte, pero al final se puso en evidencia la vulnerabilidad de la seguridad en la entidad.

De acuerdo con algunas fuentes, es posible que los sujetos llegaron vivos a Yucatán y el punto de la ejecución sería en el camino desde el kilómetro 45 y antes de llegar a Chikindzonot, pues esa vía es solitaria y en la madrugada casi no pasan vehículos en el sector.

Más de

Otras Noticias