Yucatán

Aparecen socavones en Valladolid

Detectan cueva debajo del piso de transitado sector
miércoles, 29 de junio de 2022 · 01:44

VALLADOLID.— La repavimentación de algunas calles de la ciudad pone al descubierto la existencia de algunos socavones, pues cuando menos en tres puntos han sido detectados, pero el más peligroso fue en que se descubrió anteayer en la calle 58 con 47, en el barrio de Bacalar, donde se abrió lo que parece una enorme cueva debajo del pavimento.

Hace algunos días se detectó la formación de un socavón sobre el pavimento de la carretera que conduce al basurero municipal, ante la sorpresa general, pues es extraño que durante varios años no se haya detectado, tomando en cuenta que en el camino transitan camiones grandes y cargados con basura, el cual por cierto ya está en reparación.

Del mismo modo al repavimentar parte de la calle 30 que pasa por el hotel Zentik, también se detectó la existencia de una cueva que estaba debajo de la carpeta asfáltica, lo cual complicó un poco más el trabajo de reconstrucción pero al final se pudo reparar todo.

En este caso es importante recordar que el hotel Zentik, cuenta con una alberca con aguas termales que construyó justo dentro de una cueva, el cual es más grande de lo que se pensaba y se cree que lo descubierto es parte del mismo.

Ahora al estar trabajando en la repavimentación de la calle 58 con 47 en el barrio de Bacalar, de repente la carpeta se vino abajo formando el socavón, pero que en realidad se trata de una cueva de gran tamaño que cruza la calle 58 por donde ahora están transitando los vehículos.

Al abrirse la cueva se detectó que tiene alrededor de tres metros de profundidad y unos 15 de diámetro, incluso en la parte que va hacia un terreno baldío la tierra se está hundiendo y por ende el poste que está sembrado en el lugar está ladeando.

Algunos trabajadores se metieron a la cueva y detectaron que sí es grande y que cubre una buena superficie de la calle 58 de la 47, por estar casi en la esquina, además el grosor de la tierra, piedras y encarpetado tienen alrededor de 50 centímetros, de modo que en cualquier momento se podría venir abajo, pero por fortuna se detectó.

Lo extraño fue cuando se repavimentó por primera vez esa calle, pues nadie los detectó y si lo vieron, fue una irresponsabilidad según algunos vecinos construir la calla sabiendo de los riesgos que representaba, pero también la misma gente que vive en ese sector que no dijo nada en su momento.

Agentes de la Policía Municipal delimitaron con cinta el hueco y permanecen de guardia en el lugar para evitar que alguien cruce en el lugar, pues se corre el riesgo de desfondarse mucho más, por lo tanto están en el lugar para evitar algún accidente.

El ayuntamiento ya anunció que ahora primero se destruirá por completo la cueva, luego se rellenará con material blanco que se compactará y se reconstruirá de nuevo la calle, de tal modo que los conductores de vehículos y los vecinos de esa zona no corran ningún peligro.— Juan Antonio Osorio Osorno

 

 

Otras Noticias