Yucatán

Contra los agroquímicos en Peto

En Peto prueban opciones con éxito en el campo
miércoles, 8 de junio de 2022 · 02:12

PETO.— La resistencia de la mosquita blanca a los agroquímicos obligaba a los productores de chile habanero de la comisaría de Timul a echar mano con más frecuencia de productos más tóxicos, poniendo en riesgo no solo la producción, sino también sus propias vidas.

Es por eso que se vieron en la necesidad de buscar otras opciones para proteger sus cultivos.

Desde hace cuatro años, los productores de la comunidad comenzaron a buscar formas alternativas para controlar la presencia de la mosquita blanca, plaga que ha sido el dolor de cabeza de muchos campesinos debido a las graves afectaciones que ocasiona a los cultivos.

Fue entonces que comenzaron a mirar otras opciones que no pongan en riesgo para su salud y al mismo tiempo les permitan continuar produciendo.

A pesar de que no han eliminado por completo el uso de los agroquímicos, tratan de hacerlo lo menos posible y continúan buscando opciones.

Testimonio

Efraín Chablé Chi, productor de esa comunidad, informó que para evitar que las plantas se vean afectadas desde pequeñas por la mosquita blanca optaron por implementar el uso de agribón (cubierta flotante para crear un ambiente propicio para el desarrollo de las plantas).

“Nos dimos cuenta que con el uso del agribón evitamos que la mosquita blanca afecte las plantas mientras crecen y cuando alcanza la estatura adecuada, al retirarlo, prácticamente está viniendo la floración y eso ayuda a evitar que haya muchos daños.

“Llevamos cuatro años usándolo y los resultados han sido buenos y eso ha ayudado a evitar el uso de muchos agroquímicos.

“Además, colocamos trampas para atrapar las polillas que suelen depositar sus huevecillos en las flores y propician pérdidas.

“Actualmente en mi caso, además de las trampas que colocamos, también siembro matas de maíz que sirven como barrera natural contra las plagas, los resultados son buenos, pero seguimos buscando opciones para evitar el uso excesivo de los agroquímicos.

“El problema que teníamos es que ya no podíamos controlar la mosquita blanca y estaban ya teniendo resistencia a los agroquímicos y eso hacía que cada vez nos veamos en la necesidad de usar productos más tóxicos, pero desde que comenzamos a usar estas alternativas, eso ha ido disminuyendo”.

Señaló que, debido a la presencia de la mosquita blanca, ya no pueden producir ni sus plántulas como años atrás.

“Actualmente compramos plántulas en otros lugares y con la implementación del agribón y trampas naturales tenemos mejores resultados”.

Actualmente el picante ha bajado el precio, ya que pasó de $70 a v $40 pesos el kilo, detalló.— Miguel Á. Moo G.