Yucatán

Trabajador del Tren Maya casi pierde la vida por una volcadura

Banco del Tren Maya omite el plan de seguridad
jueves, 7 de julio de 2022 · 01:37

BOKOBÁ.— Trabajadores de la empresa Grupo Asturión por poco causan la muerte del operador de una maquinaria que extraía material para la construcción del Tren Maya, debido a que detonaron una bomba en el banco de materiales de la compañía Bari Internacional ubicado en montes de Bokobá e Izamal, sin cumplir con el protocolo de seguridad.

La voladura irregular dejó, además, una maquinaria excavadora y un tractor declarados como pérdida total, cada uno con valor de $4 millones a $5 millones, según datos recabados.

Tanto Asturión como Bari son propiedad de Esteban Canto Guzmán.

Se averiguó que hace unos días, alrededor de las 7:30 de la tarde, empleados de Grupo Asturión colocaron los explosivos sin realizar el protocolo de seguridad y sin medir las consecuencias, cuando el operador de una maquinaria extraía material, labor a cargo de Azvindi Ferroviario, empresa que construye el tramo Calkiní-Izamal del Tren Maya.

Tras colocar los explosivos, encendieron la mecha y en ese momento avisaron al operador de la maquinaria, quien salió corriendo para protegerse de la voladura, la cual fue calificada como una tentativa de homicidio.

Julio César, quien dijo que es responsable de la extracción de material, dijo que la voladura se debe hacer cumpliendo un protocolo de medidas de seguridad, que incluye comprometer al Ayuntamiento de Izamal para el patrullaje, el cual no hubo porque los empleados a cargo de Canto Guzmán no dieron aviso a las autoridades.

Además, el protocolo establece que deben estar representantes de las tres empresas: Azvindi, Bari y, sobre todo, Grupo Asturión.

Además, debe realizar durante 20 minutos varias alarmas, y 30 minutos antes de la armada de voladura, se debe retirar al personal, vehículos y equipos del área que circunda el sitio de la bomba.

Hasta el momento lo sucedido no se le ha informado a la Secretaría de Desarrollo Sustentable (SDS) estatal ni al Ayuntamiento para que clausuren el barco de materiales hasta que se deslinde responsabilidades, indicó.

Bari y Asturión siguen laborando, agregó.

Indicó que sería bueno y preciso que la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) federal, que da el permiso para las voladuras; la SDS y el Ayuntamiento verifiquen que se cumple lo establecido en los permisos de voladura, de cuidado del medio ambiente y de funcionamiento del banco de material.

Aseguró que las empresas de Canto Guzmán ya realizaron varias voladoras sin cumplir con el protocolo de seguridad, para no perder la oportunidad de hacerlas por alguna de las constantes lluvias que caen en esta zona.

Cada voladura tiene un costo de no más de $350,000; una casi le cuesta la vida a un trabajador, dijo.— Megamedia