in

Abuso de alumnas menores

Adelaida Salas Salazar

Activista: Existen muchos casos; la mayoría, ocultos

MÉRIDA.— Es muy común este abuso, sí quisiera llamarlo de esta manera, de maestros que se aprovechan de su experiencia y enamoran a las niñas, dice Adelaida Salas Salazar, representante en Yucatán del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio, consultada por el caso de Antonio Concha Aguilar, despedido anteayer como docente del Cobay de Dzemul.

Esta semana, mediante capturas de conversaciones publicadas en las redes sociales, se acusó a Concha Aguilar, vecino de Telchac Pueblo, de mantener una relación sexual con una adolescente de 17 años de edad que es su alumna en el Cobay de Dzemul, donde él impartía las materias de Metodología e Historia.

El caso empeoró ayer viernes, con la circulación de fotos de la menor desnuda, acto que las leyes penales de México y Yucatán tipifican como pornografía infantil, por tratarse de una menor de 18 años de edad.

Entrevistada sobre este caso que genera polémica en el Día Internacional de la Mujer, la activista por los derechos de los menores y las mujeres afirma que los delitos sexuales contra los menores de edad se deben perseguir de oficio, que esos ilícitos son muy frecuentes pero pocos se denuncian, que es común que se culpe a los menores y que se necesita educación en las familias y las escuelas para erradicar esa cultura del patriarcado y violencia machista.

“En una gran mayoría de las veces no se sabe (de los casos de delitos sexuales con un menor de edad). Con las redes sí ya es un poquito más lo que se llega (a conocer) y se denuncia”, añade.

“Es algo oculto como la relación, el abuso sexual o como la niña que queda embarazada y entonces se sabe que fue objeto de abuso sexual del padre, del tío, del abuelo del padrastro, del maestro.

“En este caso no te imaginas qué tan común es el abuso sexual, sobre todo en niños de primaria, de seis años, que no se denuncia, que se cuestiona a los padres, que se cuestiona a las madres para que no denuncien, y las culpan.

“En la etapa de secundaria todavía un poquito el agarrar, el tocar, el invadir.

En el bachillerato

“Ya cuando llegamos a este nivel de educación media superior, con esta necesidad de sentir afecto de muchas niñas, de hogares que no funcionan bien, no conversan con mamá, no hay nada de educación sexual, las enamoran muy fácilmente.

“Y en realidad son muchos casos los que hay y muy pocos los que se dan a conocer, como en el caso de las tentativas de feminicidios, que se magnifican tres en las redes sociales cuando se sabe y quedan ocultos otros 20 (casos de tentativas de feminicidio) que no llegan (a conocerse).

“Las redes ya están sacando (el caso del profesor del Cobay de Dzemul), pero muy difícil que al maestro lo condenen si no hay una denuncia, aunque debería perseguirse de oficio (la ley penal de Yucatán establece que se persigue de oficio el abuso o acoso sexual cuando se trata de un menor de 15 años de edad), pero si te fijaste en el logo que te da Michael te vas a dar cuenta de muchas cosas.

“Es muy difícil poder condenar, y más con este nuevo Sistema de Justicia Penal Oral.

“Aunque la ventaja de ahorita es que, si llega a la prensa, se actúa. Hay presión y entonces se hace lo que se debe de hacer; si no hay presión, no pasa nada.

“Desgraciadamente esto es muy común en el interior del Estado, donde se dan estos casos. Aquí en Mérida ya no tanto, ya las niñas están más despiertas, los maestros ya saben que no deben hacerlo, aunque pasa, pero no con la misma cantidad y frecuencia que pasa en el interior y en las comunidades alejadas, donde ya no solamente estamos hablando de este enamoramiento y de estas relaciones sino de embarazos que se dan, se saben y ahí quedan ocultos.

Culpar a la menor

“Y con respecto al hecho de culpar a la menor, es lo más común y desgraciadamente son las mismas mujeres quienes les echan la culpa y les dicen que allá anduvo, que anduvo de ofrecida…

“Esta violencia machista, estas tradiciones, costumbres… es muy común que esto pase, aun en una relación, porque iba vestida, porque salió de noche, porque anda así, porque se lleva con ellos.

“Es esta cultura que es muy difícil de erradicar, del patriarcado, pero no avanzamos nada con gobiernos anteriores; con este se logró un poco de la alerta (de violencia de género) y luego todo (está) parado y no estamos haciendo nada en prevención y en hablar de estos temas.

“Es muy común, sigue perpetuándose esto, porque todavía no hay esquemas distintos. Tanto en casa con mamá, papá, repetimos estereotipos; en la escuela y en la (cultura) nacional, en anuncios comerciales, en todo este constructo que se da desde que nacen, difícil de erradicar y menos si no hay educación”, indica.— Flor de Lourdes Estrella Santana

Protección del derecho sexual de menores Leyes

México firmó en 1990 la Convención de los Derechos de los Niños, que recomienda fijar en las leyes edad mínima de consentimiento sexual.

Riesgos para el menor

La edad mínima de consentimiento sexual tiene como objetivo proteger a los adolescentes de los abusos y de las consecuencias, de los que pueden no ser plenamente conscientes, al participar en la actividad sexual temprana, como el embarazo no deseado o precoz y la exposición a enfermedades de transmisión sexual. La actividad sexual con un menor que no tiene edad de consentimiento sexual es un abuso sexual y sancionado penalmente, dice el Unicef.

México

El Código Penal Federal tipifica como delitos sexuales varios actos lascivos o sexuales cometidos con menores de 18 años de edad e incrementa las penas cuando la víctima es menor de 15 años (antes fue de 12 años, hasta 2012). El Código Penal de Yucatán establece las mismas edades.

Estados Unidos

Según www.thoughtco.com, cada estado tiene una edad mínima de consentimiento sexual —la más alta es de 18 años, como en California, y la menor, de 14, en Puerto Rico— y una provisión de diferencia de edad, que va de cero a cinco años. Así que un adulto que tiene una relación con un menor y la diferencia de edad entre ambos supera el límite, incurre en un delito penal que se castiga con prisión. Toda relación con un menor que no alcanza la edad de consentimiento es violación. Los padres, como tutores, pueden pedir una orden de alejamiento para impedir que su hijo menor de edad tenga una relación, a pesar de que ya tenga la edad de consentimiento sexual.

Otros países

En Malta (en el Mar Mediterráneo), República Dominicana y Ecuador, entre otros, la edad de consentimiento sexual es de 18 años; en España, de 16; Alemania, 14; en Argentina, 13 y en Uruguay, 12 años, de acuerdo con un reporte del Unicef sobre este tema.

Impunidad en ataque a reportero