in

Adolescente de 13 años de Peto sueña con estudiar medicina

Adriana Guadalupe Rodríguez Carballo

PETO.— A sus 13 años de edad, Adriana Guadalupe Rodríguez Carballo tiene un pasatiempo diferente a la de muchos adolescentes de su edad, pues su pasión son los libros y los fines de semana trabaja en una pizzería para comprar más libros con el dinero que obtiene.

Actualmente cursa el segundo grado en la secundaria estatal Pilar Victoria y Victoria.

Recordó que su amor por la lectura nació luego de leer varias novelas y libros de literatura, uno de los primeros libros que leyó fue El Principito.

Adriana Guadalupe trabaja los fines de semana en una pizzería cerca de su casa y el dinero que obtiene lo usa para comprar libros.

Entre sus libros preferidos están “Cien años de soledad” de Gabriel García Márquez; “Macario”, de Juan Rulfo, pero sin duda el que más le ha llamado la atención es el de “Los hornos de Hitler”, que ha leído siete veces.

Considera que adentrarse al mundo de la lectura le ha ayudado a tener una mente más abierta y le facilita entender y comprender diversos temas, lo que le ayuda en la escuela, pues también ha mejorado su ortografía y redacción.

“Cuando sea grande quiero tener una gran cantidad de libros en mi casa, pues ese ha sido uno de mis sueños desde niña y lo voy a lograr”, expresó la adolescente.

Adriana Guadalupe se enfoca en sus estudios de lunes a viernes, para que en un futuro pueda lograr su sueño de ser médico.

“Siempre he pensado que hay que disfrutar la adolescencia, no importa si te gustan los videojuegos, la tecnología, la lectura, el deporte o cualquier hobby que tengas, pero es importante no descuidar la escuela para tener siempre buenas calificaciones”, señaló.

Sueño familiar

Indicó que tiene el mismo sueño que su abuelo, el cronista Arturo Rodríguez Sabido, pues también quiere que el municipio tenga su propio museo.

“Mi abuelo me ha enseñado acerca de la historia de la época del chicle, la época del ferrocarril, la iglesia de nuestro municipio, las tradiciones y sin duda es algo fascinante que debe de ser compartido con todos los petuleños”, agregó.

Adriana Guadalupe es la hija mayor del matrimonio conformado por Jorge Rafael Rodríguez Sánchez y Nora Guadalupe Carballo Casanova. Tiene dos hermanos: Ángeles Jimena, de 9 años, y Rubén Arturo de 4 años.

También mencionó que quiere ser médico para curar personas, pues le da tristeza ver cómo en la actualidad a muchos médicos les interesa más el dinero que la salud.

“No quiero ser así como ellos, yo quiero curar personas porque hemos vivido como un ser querido se enferma y es algo muy triste, cuando mi abuela estaba enferma, antes de fallecer, yo le decía: “‘Tita’, cuando crezca te voy a curar”, concluyó.— miguel ángel moo góngora

Diario de Yucatán

Apuros para eliminar tanta nieve en Nueva York

Cuatro puertos del oriente abiertos, pero hay pocos visitantes