in

Aplican segunda dosis anticovid a adultos de 50-59

Adultos de 50-59 años de Valladolid esperan en las canchas techadas de la unidad deportiva “El Águila”

Completan vacunación

 

VALLADOLID.— Cientos de adultos de 50 a 59 años de edad recibieron ayer su segunda dosis del biológico de Pfizer para completar su esquema de vacunación contra el Covid-19, pero esta vez cambiaron de sede, en las canchas de la unidad deportiva “El Águila”, de la colonia Militar y la escuela secundaria “Antonio Mediz Bolio”. Como informamos, los primeros días de mayo acudieron por su primera vacuna contra el virus en los módulos habilitados en el estacionamiento del Hospital General, la escuela “Antonio Mediz Bolio, la primaria “Josefa Centeno Rosado” y la delegación de la Canaco, donde se aplicaron cerca de 8,000 vacunas.

En esta ocasión los adultos acudirán de la siguiente manera: los que se vacunaron los días 3 y 4 de marzo fueron ayer, los que se inyectaron el 5 y 6 van hoy martes, los que se aplicaron el fármaco los días 7 y 8 asistirán mañana miércoles y los que lo hicieron el 9 y 10 de mayo recibirán la segunda inyección el jueves.

Ayer desde las 6 de la mañana comenzaron a llegar los adultos en las dos sedes, pero hasta las 8 comenzaron a organizarse los empleados del gobierno del Estado y los servidores de la nación.

Cabe mencionar que hubo desorganización en un principio, ya que una trabajadora federal dio órdenes y coordinó el orden de los asistentes, a quienes llevó en una cancha techada y alrededor de las 8:30 empezó el registro, luego los pasó en otra cancha contigua, hasta que cerca de las 9 horas llegaron con las vacunas en una nevera elementos del Ejército y la gente les aplaudió.

De inmediato se organizaron parejas de enfermeras para comenzar a aplicar las dosis, es decir ellas mismas acudieron hasta donde estaban sentados los adultos, lo cual agilizó el proceso.

La gente estaba haciendo fila, pero no esperó mucho tiempo, pues el movimiento fue mucho más rápido, incluso a los vacunados solo se les pedía permanecer en observación 20 minutos y luego se retiraron.

En el caso de la escuela secundaria “Antonio Mediz Bolio”, se llevó al cabo un proceso similar, de tal modo que los vallisoletanos no esperaron mucho para ser atendidos.

Por cierto, María Antonia Xiu, quien recibió su segunda dosis, manifestó su alegría porque ya está inmunizada, pero resaltó que eso no quiere decir que bajará la guardia en su cuidado, sino todo lo contrario, “hay que cuidarse mucho más y continuar usando el cubrebocas y hacer todo lo que las autoridades de salud determinen, ya que es mejor seguir disfrutando de la vida”.

En Tizimín, un mal comienzo tuvo ayer la jornada de vacunación.

Desde el fin de semana se anunció en redes sociales y por la radio local que la inmunización se realizaría en las instalaciones del Instituto Tecnológico de Tizimín, como se ha realizado últimamente.

Cuando inició la jornada de vacunación, los tizimileños fueron citados en las clínicas de salud, en cuyos módulos fueron recibidos por personal del Ayuntamiento.

Sin embargo, desde la aplicación de la vacuna a docentes se cambió la sede al Instituto Tecnológico, donde se distribuyen a las personas por grupos de 20.

Las últimas jornadas fueron un éxito, incluso desde la entrada los adultos eran recibidos por empleados del Ayuntamiento que las mismas autoridades asignaron para agilizar el ingreso de las personas.

Sin embargo, en esta ocasión fue evidente la desorganización, al grado que la gente reclamó que hizo fila más de una hora para ser atendida.

La fila se inició de la universidad y terminó en la unidad deportiva conocida como Polifuncional, muchas personas se retiraron al llegar y ver la demora.

Una de las pacientes que estaba esperando reclamó la tardanza a los servidores de la nación.

“Habiendo tanto lugares donde pueden citar a la gente los concentran en uno solo, nadie respeta su sana distancia, están achocados”, expresó la mujer.

En respuesta, una servidora de la nación destacó que las ventajas son que en la escuela hay espacios más amplios y un cuarto frío para conservar las vacunas. Además se justificó diciendo que esta vez no hubo apoyo de las autoridades municipales.

Incluso hubo quejas de los colaboradores porque no les ofrecieron ni agua cuando en jornadas anteriores les enviaban a los ayudantes comidas, aguas, refrescos y hasta regalaban suero para los recién vacunados.— juan osorio osorno/ WENDY UCÁN CHAN

 

 

Joven se lesiona al caer de su bicicleta en Ciudad Caucel

Argentina vuelve a tropezar