in

Artesanas se quejan de intento de desalojo en Valladolid

Uno de los locales que es usado como caballeriza

Pretenden que se vayan a un local en ruinas, dicen

VALLADOLID.— Un grupo de al menos 45 artesanas acusan a Lisandro Lizama, administrador del parador turístico del cenote XKekén, de pretender desalojarlas de los puestos que ocupan para vender sus artículos y prendas de vestir en la entrada del citado espacio turístico.

Lizama, dijeron las quejosas, está en complicidad con el comisario de Dzitnup, Jesús Tamay Cahum.

La mañana de ayer, dijeron, ambos acudieron acompañados por elementos de la policía municipal para intimidarlas bajo el argumento de que dan mal aspecto al parador turístico, pero las afectadas aseguran que no se retirarán de los puestos que ellas mismas construyeron para protegerse del sol y de la lluvia.

Encabezados por la señora María Moo Poot con más de 20 años en esta actividad, indicaron que no se niegan a ocupar las palapas destinadas para la venta de artesanías en el interior del parador, pero éstas representan un serio peligro tanto para las artesanas como para los turistas, pues ya se cae en pedazos.

Además de que existe un riesgo de salud debido a que varios de los locales los ocupan como caballerizas y los baños son una vergüenza para los que quieren utilizarlos, porque están abandonados e inservibles.

Indicaron que desde hace más de cinco años que piden que el administrador gestione o destine parte de los ingresos para reparar dichas palapas, pero no lo hace y solo se preocupa por los cobros a los visitantes, los cuales por cierto, afirman que es la misma cuota tanto para los yucatecos como para los turistas nacionales y extranjeros.

Las quejosas aseguraron que los boletos para ingresar tienen un costo de 125 pesos por persona para visitar el cenote X’Kekén y Samulá y si solo visitan uno el costo es de 80 pesos.

“A veces hasta a los del mismo pueblo les quiere cobrar, cuando son los que fomentaron este parador turístico”, afirman.

Las inconformes advierten que de continuar con las intimidaciones no descartan bloquear el camino de acceso como lo hicieron hace algunos años hasta que se les repare la palapa o se les permita ganarse la vida en los puestos que construyeron con maderas y lonas en la entrada del parador turístico.

Por su parte, el dos veces ex comisario de Dzitnup, José León Chan Tamay expresó su preocupación de que la actual directiva del comisariado municipal no se preocupe por gestionar ante el gobierno que se reparen las palapas para los artesanos y que no haga nada a favor de estas personas que se ganan la vida vendiendo sus artesanías.— ISAURO CHI DIAZ

 

México recupera primer lugar como principal socio de EE.UU.

Sube el mero: $210 el kilo