in

Aún sin esclarecer la muerte de Gaspar Sulub

Manifestación realizada en Progreso a fines de febrero en protesta por la muerte de Gaspar Avelino Sulub Cimé

Hoy lunes se cumplen 50 días de la muerte de Gaspar Avelino Sulub Cimé, pacotillero de Progreso que, según la Policía, estaba involucrado en tráfico de droga

LUNES 24 DE FEBRERO

A las 10:30 de la noche fue detenido en la calle 21 con 54 de la colonia Ismael García de Progreso el automóvil de la plataforma Uber en que Gaspar Avelino Sulub Cimé viajaba como pasajero con su pareja sentimental Cindy Citlaly Aménica Pérez y dos hijos de ésta, un niño de 11 años y una niña de 9 años que tiene un padecimiento.

Según relató Cindy Citlaly a la familia de Sulub Cimé, una patrulla de la SSP le cerró el paso al auto en que viajaban y le pidieron a Sulub que baje, pero éste se negó, porque no le dijeron por qué motivo lo detenían, y se aferró al volante.

Los policías pidieron refuerzos y llegaron unos 10 uniformados en tres patrullas y entre todos sometieron a Sulub Cimé, a quien un agente le cruzó un brazo en el cuello y lo estranguló hasta que soltó el volante; luego lo subieron a una patrulla. A Cindy Citlaly y sus hijos (asegura que al varón le apuntaron con un arma) los subieron a otra patrulla y los trasladaron a la Base Pescador, donde a ella la obligaron a levantarse la blusa “para ver si no llevas nada”.

MARTES 25 DE FEBRERO

A las 2 de la madrugada, según el relato de Cindy Citlaly, ellas y sus hijos llegaron en una patrulla a la Fiscalía General del Estado en Mérida y vio que Sulub Cimé estaba sentado en otra patrulla, con la cabeza inclinada, pero vivo, incluso cruzaron miradas. A ella y sus hijos los metieron a un cuarto, “para que estés más segura”, donde entre las 5 y 6 de la mañana le preguntaron si su pareja consumía alguna droga o medicamento, porque “acaba de morir de un infarto”.

Sin más explicaciones, tras un intento fallido de traslado a las 10 de la mañana, a la 1 de la tarde Cindy Citlaly y sus dos hijos fueron trasladados de la Fiscalía a su casa de Progreso, donde ella acudió al domicilio de Sulub Cimé y narró los hechos.

A las 11:32 horas, con el título “Deceso a bordo de una patrulla”, la SSP emitió el siguiente boletín: “La Secretaría de Seguridad Pública informa del fallecimiento de una persona del sexo masculino mientras era trasladado a la cárcel pública en una unidad de la corporación. Los elementos que efectuaron la detención fueron presentados ante la Fiscalía General del Estado (FGE) para las diligencias de ley y deslinde de responsabilidades”.

En la tarde, luego de que identificaron el cadáver, hijas de Sulub Cimé dijeron: “A mi papá lo mataron a golpes los policías estatales que lo detuvieron. El cadáver tiene golpes en el rostro, cabeza y otras partes”.

MIÉRCOLES 26 DE FEBRERO

A las 5 de la tarde Dafne Nazareth Sulub Ramírez presentó en la Fiscalía de Mérida una denuncia por la sospechosa muerte de su papá cuando estaba bajo custodia de agentes de la SSP tras su detención la noche del lunes de Carnaval.

Posteriormente, reunidos en la casa familiar en la calle 37 entre 88 y 90 de la colonia Canul Reyes, hermanas, hijas y familiares de Sulub Cimé denunciaron públicamente que “lo mataron a golpes los policías que lo detuvieron sin motivo y ahora nos dicen que murió de un ataque cardiaco”.

JUEVES 27 DE FEBRERO

Con gritos de “Justicia, justicia”, “Entreguen el cuerpo de Gaspar Avelino”, “Policías asesinos”, “Julián Zacarías ayúdanos”, “Mataron a mi papá”, hijas, hermanas, amigos y otros familiares de Sulub Cimé marcharon del parque principal al Palacio Municipal de Progreso, frente al cual protestaron hasta que fueron atendidos por el alcalde Julián Zacarías Curi.

El primer edil les dijo que “el tema es 100% estatal”, porque están involucrados policías estatales y no municipales, pero ofreció “tomar cartas en el asunto” y que hablaría “con el fiscal para agilizar la entrega del cuerpo y ver que se investigue” el caso.

María Sulub Cimé dijo que no les entregaban el cuerpo de su hermano porque “nos ponen como condición que aceptemos y firmemos de conformidad que Gaspar murió por broncoaspiración, pero eso no es cierto porque lo mataron”.

Dafne y Flora, hijas de Sulub, le dijeron al alcalde que policías municipales acosaban constantemente a su padre y le pidieron “investiga a tus hombres”, entre los que mencionaron al “comandante Cobra”. En la manifestación, policías municipales tomaron fotos y vídeos de los participantes.

En las pancartas se leía: “Pagarás comandante Lobo Arceo por su asesinato”, “No estamos en guerra, estamos unidos”, “Malditos policías que empuñan su arma contra el pueblo”, “Si no hay justicia para el pueblo, que no haya paz para el gobierno, basta de muertes”, “Que muera la corrupción no el pueblo”.

Familiares de Sulub insistieron en señalar a Carlos Flores Moo, exdirector de la Policía de Progreso y ahora director de la Policía Estatal Investigadora (PEI), y al titular de la SSP, Luis Felipe Saidén Ojeda, de quien pedían que responda por “sus comandantes”.

VIERNES 28 DE FEBRERO

Debido a que no les entregaban el cuerpo, familiares y amigos de Sulub realizaron otra marcha de protesta, ahora desde la casa del progreseño asesinado hasta la entrada de la terminal remota, la cual bloquearon 13 horas.

Durante el bloqueo gritaron consignas contra las autoridades y portaron pancartas con consignas como “No mataron a un perro”, “Que den la cara (Luis Felipe) Saidén y Julián (Zacarías Curi)”, “Queremos justicia”.

SÁBADO 29 DE FEBRERO

En una inusual conferencia de prensa nocturna en la Fiscalía, a la que se citó una hora antes y en la que no se permitió hacer preguntas, el fiscal general Wílberth Cetina Arjona informó que Sulub Cimé falleció como resultado de una asfixia mecánica por oclusión de vías aéreas” o respiratorias, conocida comúnmente como broncoaspiración.

Cetina Arjona añadió que el caso quedó integrado en la carpeta de investigación F192/2020 de la agencia número 11 con sede en Progreso y posteriormente fue remitido a la Unidad Especializada en Delitos de Homicidio de la FGE bajo el número de carpeta H1/3/2020.

También señaló que “se ha citado a declarar tanto a los familiares de la víctima como a los tres policías de la SSP que intervinieron en los hechos” y que “se continuará llamando a declarar a las personas que así se requiera y desahogar las pruebas que la familia de la víctima ofrezca”.

Asimismo negó que la Fiscalía se haya opuesto a entregar el cuerpo a los familiares, a quienes incluso, dijo, se les dieron facilidades para que un médico particular realice otra necropsia, la cual se había hecho el viernes 28 en presencia del director del Semefo y “otras personas”.

Al dar por concluida la rueda de prensa enfatizó que “la investigación está abierta y sigue investigándose hasta su total esclarecimiento con todas sus consecuencias legales”.

El Equipo Indignación difundió una carta dirigida al gobernador Mauricio Vila Dosal en la que expuso la “gran preocupación” por el nuevo “fallecimiento de una persona mientras estaba a cargo de la policía de Yucatán” y porque “al escueto boletín de la SSP emitido el 25 de febrero pasado, ha seguido un deplorable silencio de las distintas autoridades, instituciones y dependencias responsables, incluyéndolo a usted”.

Al gobernador le recordaron que el día que se publicó el boletín “le expresamos” que “al comunicado de la SSP le falta demasiada información. A nosotras nos sobran preguntas. Esperamos con atención”, y que, “sin embargo, nada ha informado su gobierno, a pesar de la magnitud, de la relevancia y de las graves implicaciones de estos hechos. Ni siquiera se ha informado si hay algún policía detenido”.

LUNES 2 DE MARZO

Según familiares de Sulub Cimé, las autoridades les dijeron que los agentes que lo detuvieron y lo asfixiaron fueron puestos a disposición de la Fiscalía, “pero están libres, no los presentaron ante un juez penal”.

MARTES 3 DE MARZO

A las 7 de la mañana se dio a conocer en casa de Sulub Cimé el resultado de la necropsia que practicó Wílbert Adolfo Pantoja Ávila, médico forense independiente con más de 30 años de experiencia y número de cédula profesional 963323:

“Con los datos obtenidos de las contusiones que presenta el cadáver (…) en la región anatómica del cráneo región frontal y pterium derecho e izquierdo y las lesiones internas que presenta hematomas de la galea aponeurótica y hematomas subdurales de la masa encefálica, se concluye que la causa de muerte fue traumatismo craneoencefálico.

“Con los datos obtenidos en el estudio de las lesiones que presentó el cuerpo, y los infiltrados hemorrágicos alrededor del cuello, así como la tráquea y el tejido hemático en la luz de la tráquea, se concluye que sufrió una asfixia por broncoaspiración del tejido hemático.

“Por las múltiples lesiones que presenta en cara, cráneo, brazos y piernas, se concluye que sufrió tortura”.

Familiares de Sulub denunciaron intimidación de la SSP y que hubo despliegue de patrullas y agentes para impedir manifestaciones que habían anticipado en puntos neurálgicos del puerto, principalmente en la entrada del viaducto del puerto de altura, y anticiparon que ya no harían manifestaciones públicas.

MIÉRCOLES 4 DE MARZO

La diputada progreseña Lila Frías Castillo consideró que es “urgente y necesario aclarar de manera contundente” el caso de Sulub, ya que “puede provocar futuros enfrentamientos entre policías y narcos en Progreso, lo cual es algo que nadie quiere”.

La familia de Sulub informa que la Fiscalía se niega a entregarles el cadáver porque insisten en pedir copia de la carpeta de investigación, como les corresponde por ley, en la cual deben estar integradas todas las diligencias desde la detención del progreseño.

JUEVES 5 DE MARZO

Entre muestras de enojo, gritos y pancartas familiares de Sulub realizaron un plantón frente al Palacio de Gobierno en Mérida, donde se les unió Martha Capetillo, del Equipo Indignación, quien dijo que “hay una crueldad institucional” y se “requiere del gobierno del Estado una total transparencia”. Los familiares del progreseño fueron atendidos por Carmen González Martín, subsecretaria de Gobierno y Desarrollo Político, pero siguieron sin recibir el cuerpo y la carpeta de investigación.

Antes de salir de Progreso en un autobús, los familiares lamentaron que ninguna televisora ni estación de radio transmitiera lo ocurrido a su padre ni acudiera a las manifestaciones y lectura del resultado de la segunda autopsia, a pesar de que las invitaron. “¿Los callaron?”, se preguntaron.

VIERNES 6 DE MARZO

Extraoficialmente se informó en la tarde que en la Fiscalía se giraron instrucciones para entregar el cuerpo de Sulub y la carpeta de investigación a su familia, pero terminó el día sin que se cumpla, pese a las gestiones de abogado y familiares.

La Comisión de Derechos Humanos del Estado (Codhey), que comenzó una investigación de oficio, informó que la SSP y la Fiscalía respondieron a los requerimientos sobre los hechos en que murió Sulub, de manera que “se analizaban para determinar lo conducente”.

SÁBADO 7 DE MARZO

Doce días después de la muerte, en la madrugada, alrededor de las 2, le entregaron el cuerpo a la familia de Sulub, el cual llegó a Progreso en carroza a las 3 a.m. y de inmediato se concretó el velorio en su casa, que ya estaba dispuesto desde días atrás.

DOMINGO 8 DE MARZO

Alrededor de las 3:30 de la tarde se efectuó el entierro de Sulub Cimé en el cementerio general de Progreso. El cortejo, de unas 80 personas, partió del domicilio del occiso, en la calle 37 entre 88 y 90 de la colonia Canul Reyes.

MARTES 10 DE MARZO

La familia de Sulub anuncia que el lunes 16, cuando presuntamente llegaría al Estado el presidente Andrés Manuel López Obrador, haría una marcha de protesta para exigir que se esclarezcan los hechos y se castigue a los responsables de la muerte del progreseño. No hubo protesta ni llegó el presidente.

LUNES 23 DE MARZO

El Diario publica que la Codhey recibió el Informe Policial Homologado de los agentes involucrados en la muerte de Sulub, en el cual se indica que el vehículo en que viajaban la víctima y su familia fue detenido “por exceso de velocidad” y que a Sulub se le aprehendió por “presunta actitud agresiva” y se le trasladó a la Base Pescador de la SSP en Progreso, donde falleció.

La Codhey también señaló que la última diligencia realizada con la familia de Sulub fue el acompañamiento para la entrega del fallecido en el Servicio Médico Forense.— MEGAMEDIA

Negligencia oficial Muertos bajo custodia policial

En torno a la muerte de Gaspar Sulub, el Equipo Indignación dio a conocer el sábado 29 de febrero una carta enviada al gobernador Mauricio Vila Dosal.

Deplorable silencio

En la carta, Indignación lamenta el “deplorable silencio de las distintas autoridades, instituciones y dependencias responsables, incluyéndolo a usted”, para aclarar la muerte del progreseño.

Notoria negligencia.

También señala que “en Yucatán en los últimos años han fallecido varias personas en centros de detención o en unidades policíacas durante sus traslados. Todas esas muertes se encuentran impunes. Ni siquiera se ha sancionado a alguien por la evidente y notoria negligencia que esos casos implicarían, aún si se descartase (que hubo) tortura”.

Seis muertos en 5 años

En 2016 al menos dos personas murieron por “infarto” en Mérida mientras estaban bajo custodia de la policía estatal. Una de ellas, en mayo, en los separos de la SSP. Otra, en diciembre, en una patrulla de la SSP, durante su traslado. Ese mismo año, en Temax, un joven murió en la cárcel. El dictamen forense señaló “parasitosis”. En 2018 un joven murió en Teabo, en la cárcel municipal, y en 2019 otro joven falleció en Oxkutxzcab. Sulub Cimé sería el sexto en cinco años.

Exigencias ignoradas

“Las continuas exigencias hechas para erradicar la tortura en Yucatán han sido sistemáticamente ignoradas. Desde Indignación, en reiteradas ocasiones hemos exigido un protocolo que obligue a descartar tortura cuando un fallecimiento ocurra en un centro de detención, tal como establece la legislación internacional de derechos humanos, lo cual incluye peritajes forenses independientes, investigación pronta, independiente e imparcial, sanción a los responsables y garantías de no repetición. Con rabia, con Indignación, reiteramos la exigencia”.

Drástica disminución del éxodo a la costa yucateca

Consejos desde China