in

Avanzan quejas contra la CFE

Oficinas de la CFE en Tizimín

No hacían lectura por miedo a la pandemia, dicen

TIZIMÍN.— Luego de la manifestación que realizó un grupo de usuarios contra la Comisión Federal de Electricidad por altos cobros en sus recibos, ven avances en sus casos y esperan la resolución a sus quejas.

Hace un mes más 50 personas protestaron con carteles frente a las oficinas de la CFE luego que varios tizimileños alzaron la voz por los excesivos cobros en el servicio de la corriente.

Tras las reuniones que ha mantenido un comité de personas con los representantes de la CFE se ven los frutos, pues según los involucrados hay una lista de 80 usuarios a quienes les están resolviendo sus casos de manera particular.

El abogado Fausto Silva Aguilar explica que los que se interesaron en continuar la lucha que iniciaron desde el 28 de mayo se les está dando seguimiento.

El litigante explica que cada lunes tienen reuniones con la CFE y se han detectado errores que el personal de la empresa tiene y reconoce para su corrección.

“Así como se han detectado fallas, también hay otros que han ido aumentando paulatinamente de acuerdo con el consumo, pero hay que inspeccionar, por eso se atienden casos de manera particular”.

Pone como ejemplo que hay recibos que llegaron de $1,520 y antes pagaban un promedio de $388, o el que había pagado bimestral 718 y de pronto llega de $1,991, otros muy exagerados de $108 pero que ahora en medio de la pandemia subió a $1,603.

“Yo le dije al ingeniero que no nos vengan con cuentos, cada quien sabe cuánto es su consumo en promedio”, expresa.

Explica que la gente que se acercó a ellos son quienes están viendo los resultados, pero hay quienes se quejaron y nunca hicieron lo posible por buscar una solución, sino que les dijeron que hay que pagarlo y lo terminaron pagando.

El licenciado, quien está en el comité de personas, dice que el acuerdo que se llegó con la CFE es que no se les corte el servicio a nadie, incluso a los que tienen el cobro elevado, a pesar de los ajustes, se les está dando una prórroga.

Añade que las reuniones van a seguir pues día con día hay gente que resulta afectada, incluso dijo que casualmente ayer tuvieron una reunión en la CFE por otros casos.

Dijo que le llama la atención que entre las justificantes que da la empresa es que los lecturistas muchas veces no tomaban el consumo por protegerse de la pandemia.— WENDY UCÁN CHAN

 

Felices, pero con cautela