in

Buena respuesta a un llamado

Un vecino de Tizimín que se unió ayer a la protesta contra la CFE

Se unen a protesta contra la CFE por las elevadas tarifas

VALLADOLID.— Varios municipios del Oriente se sumaron al apagón realizado ayer de 7 a 8 de la noche. De igual forma, un gran número de usuarios domésticos de la CFE se unieron a la protesta por las elevadas tarifas de consumo de energía.

En Chemax, se apagaron las luces del Palacio Municipal, del parque principal y la cancha municipal, por lo que los policías municipales realizaron rondines para evitar algún tipo de robo.

Se determinó suspender el suministro de energía en esos lugares debido que no se pretendía afectar los servicios municipales, por lo que no se apagaron las luminarias del alumbrado público.

En Tinum, la alcaldesa Natalia Mis Mex informó que se apagaron las luces del Palacio Municipal de la cabecera, así como de las comisarías de San Francisco, Tohopku, Xcalacoop y Pisté; desde las 6 de la tarde envió a los regidores para que apaguen y enciendan las luces en el horario anunciado.

Medida importante

La alcaldesa explicó que solo por los medios de comunicación se enteró de esa medida y consideró importante sumarse debido a que los pagos de consumo de energía eléctrica son muy elevados y en ocasiones el presupuesto apenas alcanza para pagar los recibos.

En esta ciudad, el Ayuntamiento apagó las luces del Palacio Municipal, incluyendo la Casa de la Cultura.

En el caso de parque principal y el de Santa Ana, San Juan, Santa Lucía, Bacalar, Candelaria, entre otros, el apagón fue parcial.

También se apagaron las luminarias centrales, las de las periferias de los parques permanecieron encendidas para no afectar a la gente, se desplegó una gran cantidad de policías.

Del mismo modo, se apagaron las luces del bazar municipal, con anticipación le pidieron a los locatarios de ese centro su comprensión y que se unan.

Alfonso Rivero Flores, presidente de la Canaco, y Érika Beutelspacher de la Torre, de la Coparmex, informaron que sus agremiados se sumaron al apagón.

Se pudo observar que Rivero Flores dejó encendidas las luces de su restaurante “El Atrio”, aunque aseguró que sí apagó las que estaban en la planta alta.

Se calcula que alrededor de un 20% de las casas particulares participaron en el apagón, tomando en cuenta el padrón del Sistema de Agua Potable.

En Tizimín, familias de las colonias e incluso autoridades municipales se unieron anoche al apagón contra la CFE por las altas tarifas, contrario a algunos comercios del centro de la ciudad que no participaron y continuaron sus actividades como un día cualquiera.

Minutos antes de las 7 de la noche trabajadores de Alumbrado Público del Ayuntamiento se organizaban en los bajos del Palacio Municipal acordando los espacios donde se bajaría el “break”.

En punto de las 7 se notó el apagón desde el Palacio Municipal, la explanada del exconvento, los parques Francisco Cantón, de la Madre, el Benito Juárez, el Centro de Desarrollo Comunitario y la Casa de la Cultura.

Justo cuando se iniciaba de manera simultánea el apagón comenzó una llovizna, los estudiantes y la gente que esperaba en el parque principal tuvieron que resguardarse en el Palacio.

No se unen

Llamó la atención que varios comercios del Centro, como hoteles, restaurantes, tiendas de conveniencia, establecimientos de telefonía y hasta supermercados, no participaron en el llamado.

Otros comercios que están en los alrededores bajaron el “break” de sus locales y bajo la luz de las velas continuaron con sus actividades.

Un grupo de cerca de 50 personas se congregó en la explanada del exconvento y con pancartas manifestaron su descontento no solo por las alzas de la energía eléctrica, sino por la gasolina.

La seguridad se reforzó en el primer cuadro de la ciudad, hubo movimiento de unidades de la Policía y agentes caminando alrededor de Palacio, comercios y parques de la plaza principal.

Donde fue notorio el apagón fue en colonias como la Santa Rosa de Lima, Santa Cruz, La Huayita, 8 calles pero en fraccionamientos grandes como Los Aguacates, Fovissste, Benito Juárez e inclusive en las oficinas de la Canaco, había empleados laborando.— Juan Antonio Osorio Osorno/ W.A.U.C.

 

Un sainete con final feliz

Otro costoso influencer