in

Buscan apoyo municipal

El predio de la familia

Hijos de fallecida no tienen dinero para sus estudios

VALLADOLID.— Tres hijos, entre ellos una adulta con capacidades diferente, de María Luisa Canul González, exempleada del mercado municipal que falleció hace unos días al parecer de Covid-19, manifestaron que solicitarán al Ayuntamiento el pago de una pensión para la mujer con capacidades diferentes y una indemnización para los otros dos a fin de que puedan concluir sus estudios, ya que se han quedado sin sustento para seguir estudiando.

Los varones José Eduardo Medina Canul, de 19 años de edad y estudiante de bachillerato; Alan Ebenzeir Medina Canul, de 23 años y es estudiante de la carrera de Entrenamiento Deportivo en una escuela privada, y María Verónica, de 44 años edad, quien es de capacidades diferentes y no se puede valer por sí misma, se quedaron solos sin ningún sustento para saldir adelante.

Los varones comentaron que lo que realmente quieren es que el Ayuntamiento pensione a su hermana mayor que no puede valerse y requiere de recursos y de cuidados especiales.

Ellos consideran justo que tras 17 años de trabajar como empleada del Ayuntamiento su madre, ahora ella sea la que reciba los beneficios de una pensión.

En el caso de ellos, indicaron que solicitarán a la misma Comuna el pago de una indemnización por los 17 años de servicio, pues consideraron que con el dinero que obtengan pueden seguir pagando sus estudios y concluir su carrera.

En el caso de Alan, le falta un año para terminar su licenciatura, pero en el caso de su hermano menor todavía va a salir de la preparatoria y quiere continuar con su licenciatura, pero ahora todo se ha terminado para ellos porque no tienen dinero para costear sus estudios.

Apoyo

Explicaron que por el momento buscan llegar a un acuerdo con las autoridades municipales, es decir están en una actitud conciliatoria, sin querer iniciar un proceso jurídico.

Saben de la buena disposición de los regidores, por lo que les piden que se toquen el corazón y expongan el caso en una sesión de Cabildo para que el alcalde Enrique Ayora Sosa considere su petición, en caso contrario, según dicen, solicitarán asesoría legal, ya que fueron 17 años que su madre se dedicó a trabajar en el Ayuntamiento.

Del mismo modo exponen que en el caso de la muerte de María Luisa se cometieron varias irregularidades que se pueden considerar como delitos, como violación del protocolo de salud durante la pandemia y a sus derechos individuales.

Los hermanos afirmaron que existen evidencias y pruebas de que desde el 2 de julio su madre ya tenía síntomas de Covid-19 y no fue enviada a su casa como debería ser, hasta que finalmente falleció.

Los hijos viven en un predio con un portón verde, ubicado en la calle 38 entre 31 y 33 en el barrio de Santa Lucía, y se encuentran en una condición humilde, sin recursos para subsistir.— j.a.o.o.

 

Los deudos tienen pruebas de que desde el 2 de julio su madre ya tenía síntomas de Covid-19

Alumnos captan actividad paranormal durante clase virtual (Vídeos)