in

Cae la producción de pulpo por dos semanas de paro ribereño

La entrega de pulpo de un barco a una congeladora. Por los malos tiempos bajó la captura de molusco

PROGRESO.— La agrupación Armadores Pesqueros de Yucatán señala que hay un drástico desplome de la pesca de pulpo debido a que los miles de ribereños no pudieron trabajar en las primeras dos semanas de este mes por los malos tiempos.

La pulpeada se reanudó ayer lunes, al mejorar el tiempo, pero se podría suspender de nuevo, dijo ayer Manuel Sánchez González, presidente de Armadores Pesqueros de Yucatán.

El directivo señaló que este año, septiembre pinta como un mes de malos tiempos.

Contrastó que en años anteriores, se pudo pescar en casi todo septiembre, antes que comiencen a azotar los nortes, pero ahora desde fines de agosto y hasta septiembre hay mal tiempo.

Afirmó que por los malos tiempos, unos 15,000 ribereños de Yucatán, desde Celestún hasta El Cuyo, dejaron de pescar y eso propició drástico desplome en la captura de pulpo, que será muy difícil de recuperar porque en octubre comienzan los nortes y vendrán muchos días de inactividad.

Recordó que cuando comenzó la pulpeada, las lanchas traían de 80 a 100 kilos de pulpo, algunas hasta 150 kilos en una día de pesca.

Pero, insistió, en las dos semanas de inactividad se dejaron de obtener grandes volúmenes del molusco y no hay suficiente para surtir la demanda de los clientes.

A diferencia de los ribereños, que por los malos tiempos no salieron a pescar o los que salían retornaban apurados por las turbonadas, los barcos suspendieron parcialmente la pesca.

Debido a que están en alta mar tienen más oportunidad de trabajar en las horas de bonanza, pero no están obteniendo los volúmenes que se tuvieron durante agosto, que fue un mes de buen tiempo.— Gabino Tzec Valle

Un pase de Carr sella la victoria de los Raiders: 33-27

La Serie del Rey: ¡Que no suceda lo de 1971!