in

Canadienses sufren por la “ley seca”

Foto: Megamedia

Están afligidos por la muerte de un compatriota

PROGRESO.— El fallecimiento por Covid-19 de un canadiense avecindado en este puerto golpeó a la comunidad de extranjeros que residen en esta ciudad y puertos aledaños, quienes se mantienen unidos y permanecen en sus casas de playa, cumpliendo con la recomendación de quedarse en casa, dijo Miguel López Becerra, quien presta servicios a los extranjeros en esta ciudad.

La Secretaría de Salud de Yucatán (SSY) informó el lunes 11 que ese día falleció un canadiense de 81 años de edad que padecía de diabetes, residía en Progreso y tuvo contacto con un caso confirmado de Covid-19.

En este puerto se averiguó que el canadiense, junto con su esposa, pasaba sus vacaciones de invierno en esta ciudad y no pudo regresar a su país porque se suspendieron los vuelos Mérida-Toronto. El 10 de abril dio positivo a Covid-19.

López Becerra dijo que conoció al finado extranjero, era un jubilado de 80 años de edad, y la ahora viuda tiene unos 70 años, estuvo aislada en la casa que rentan en este puerto y, hasta donde saben, no dio positivo a Covid-19, está sana.

Recordó que el canadiense pasaba seis meses en esta ciudad y seis en Canadá, como hacen muchos canadienses que llegan a partir de noviembre para pasar las vacaciones de invierno.

“Los canadienses son una comunidad muy unida; en esta ciudad y puertos aledaños hay unos 500 residentes que se comunican por medio de las redes sociales, desde que se enteraron que uno de sus compatriotas resultó positivo de Covid-19 le manifestaron su apoyo a la esposa, estuvieron siempre al pendiente del estado de salud de conciudadano y cuando se enteraron del fallecimiento le expresaron sus condolencias a la viuda”, relató López Becerra.

Subrayó que la muerte del canadiense causó consternación entre la comunidad extranjera, pues cayó víctima de esa mortal enfermedad.

Lamento

López Becerra, quien imparte clases de español a los canadienses, señaló que los residentes dicen que cumplen con la recomendación de las autoridades de quedarse en casa para prevenir contagios, pero lamentan que por la “ley seca” no pueden comprar vino, que acostumbran consumir.

“Los canadienses dicen que la autoridad pide quedarse en casa, los ciudadanos cumplen, pero (la autoridad) no cumple con su palabra con los plazos que fija en el caso de la ‘ley seca’, primero la fijó hasta el 30 de abril, luego la extendió al 15 de mayo y lo más seguro es que la prolongue hasta fines de este mes”, expresó.

Afirmó que la prolongación de la “ley seca” propicia el mercado negro de bebidas alcohólicas, los clandestinos venden el cartón de cervezas medias a $1,100, cuando el precio autorizado va de $250 a $280, y la cajas de 12 “misiles” de cerveza las ofrecen a mil pesos.

“También se propicia el consumo de licor adulterado, que causa muertes como ocurrió en un poblado yucateco”, dijo en alusión a los 18 sujetos se intoxicaron con alcohol adulterado que bebían desde el viernes 8 en Acanceh, con saldo de siete muertos (cuatro de Petectunich y tres de Acanceh) y 11 hospitalizados, dos de ellos graves y nueve ya dados de alta.— G.T.V.

La industria nacional se declara lista

Renán Barrera sostiene reunión con 5 antecesores