in

Capturan un mono saraguato

sabasjha bjhsabjhabh

Era agredido por niños, y familia realiza el reporte

TZUCACAB.—Personal del Centro de Conservación e Investigación de la Vida Silvestre de San Bartolo de Tekax rescató a un mono saraguato.

La familia Moo, de la colonia San Esteban, de esta villa, reportó a la Policía que un grupo de niños apedreaba a una pareja de monos y ayer por la mañana uno de ellos desapareció.

La familia, quien vive en un predio de la calle 39 con 48 de la colonia antes mencionada, explicó que hace tres días vieron a una pareja de monos de color negro y que un grupo de niños que se percató de los animales, comenzó a lanzarles piedras.

Uno de ellos desapareció y temen que lo hayan lastimado o matado.

Tras el reporte a la Policía, intervinieron personal del Centro de Conservación e Investigación de la Vida Silvestre de San Bartolo de Tekax y Policía Municipal.

El mono estaba en un árbol de unos 10 metros de altura, por lo que fue sedado y capturado.

Al lugar llegaron decenas de familias de la colonia para presenciar los trabajos de captura. El coordinador de ese centro de conservación pidió a los niños presentes que no lastimen a los animales y los cuiden, principalmente a los que están en peligro de extinción, ya que estos llegan porque se ven amenazados en su hábitat natural.

En otro hecho, en terrenos de la periferia de esta villa, vecinos avistaron un “pájaro fantasma”, ave en peligro de extinción.

Este pájaro es casi imperceptible al ojo humano durante el día porque su color es idéntico a la madera.

Un campesino de la colonia dijo que hace unos días escuchó el canto extraño del ave. El “pájaro fantasma” fue visto en un predio de la colonia San Esteban, donde posaba en una rama de cedro de casi 10 metros.

De acuerdo con sitios de internet, debido al color de su plumaje, el pájaro estaca o serenera (nombres con los que se le conoce en México), es considerado como “el rey del camuflaje”.

Su nombre científico es Nictibio Urutaú y habita en las selvas tropicales de México, Centroamérica y América del Sur, donde también se le conoce como urutaú o kacuy. En el día este ejemplar permanece camuflado entre las ramas de los árboles, donde reposa con los ojos cerrados y su cabeza hacia arriba hasta que el sol se oculta. Se alimenta de pequeños insectos como larvas, polillas o escarabajos.

Puede medir hasta 50 centímetros de longitud, su plumaje es gris con manchas amarillas, negras y blancas. Sus enormes ojos amarillos son otras de sus peculiares características, pues brillan en la oscuridad.

A pesar de su comportamiento monótono, el melancólico canto y apariencia han convertido a esta especie en la protagonista de leyendas.— MARTÍN CHAC BACAB

Hoy, funeral de alcaldesa

Más participación