in

“Carne 100% orgánica, con exquisito sabor único”

Bernardo Caamal Itzá con dos crías de cerdo pelón.

Familia de Peto produce carne de cerdo

PETO.— “La carne del cerdo pelón es de las más codiciadas en la actualidad. Pese a que los porcinos son de menor tamaño que los americanos, el exquisito sabor de su carne es único”, señaló Bernardo Caamal Itzá, quien desde hace 20 años se dedica a la crianza de esta especie, que se alimenta con hierbas y granos, de modo que su carne “es 100% orgánica”.

Caamal Itzá explicó que desde su niñez comenzó a criar cerdos. Al venderlos usaba el dinero para comprar sus uniformes y amortiguar los gastos de la escuela.

Con el paso de los años, después de concluir sus estudios y casarse, él y su esposa continuaron con la crianza de cerdos pelones.

Pese a que actualmente la crianza de cerdos pelones no les deja cuantiosas ganancias, continúan con la labor como una actividad familiar, en la que todos se involucran de alguna u otra manera.

Bernardo Caamal aseguró que más que obtener ganancias con esta actividad, lo que le gusta es que sus hijos se instruyen en ese trabajo y se empapan con esa actividad.

Se ocupan de todo

—Mis hijos ya conocen el proceso de crianza y de reproducción de los animales, pues ellos se ocupan de todo, desde la limpieza del lugar donde están, hasta de criarlos, incluso de atender los partos. Ya saben que después de que entra en calor la hembra, en tres meses, tres semanas y tres horas va ser la parición de la lechona.

—Con el paso de los años pudimos mejorar la raza de los porcinos, pues no solo busco tener animales de tamaño mediano, sino también que me produzcan carne, por eso seleccionamos a los que nos sirven para la reproducción —añadió.

—El problema de trabajar este tipo de cerdos es que si no conoces al papá o la mamá, te venden crías que no crecen, por eso nosotros seleccionamos a los que servirán para la reproducción.

Bernardo Caamal expresó que han logrado la raza pura de cerdo pelón, que es resistente a enfermedades y tiene un buen tamaño, además de que produce carne como ellos desean.

—Esta actividad no es rentable al 100%, pues ya vivimos en carne propia lo que sufren los pequeños porcicultores, pero con el paso de los años logramos posicionarnos —apuntó.

—Muchos nos conocen como productores de cerdo pelón, incluso en días pasados se llevaron una camada completa de crías a Campeche.

Explicó que alimentan los cerdos con hierbas y plantas que cortan en su terreno, además de granos de maíz y nopales, para evitar el uso de alimento procesado.

Asimismo, el estiércol les sirve como abono, algo que no se puede hacer con el del cerdo americano porque su alimento es concentrado y el compuesto es diferente.

—Ya vinieron extranjeros a ver el trabajo que realizamos en el huerto de traspatio y quedaron sorprendidos por la manera en la que criamos estos animales.

Mencionó que muchas personas desean comer la carne del cerdo pelón y muestra de ello es que cada vez que matan uno para la venta se hacen pedidos con anticipación y se gasta todo.

—El que ya comió la carne de cerdo pelón confirmó que el sabor que tiene es exquisito, no se compara para nada con el del cerdo americano, además de que es una carne 100% orgánica —puntualizó el productor.— MIGUEL ÁNGEL MOO GÓNGORA

 

Fuerte y aparatosa colisión

Peña Nieto, un peligro para México