in

Castigan a los docentes del Itsva: menos horas de clase y más acoso laboral

Maestros del Itsva durante su protesta frente al plantel

VALLADOLID.— Como se esperaba, los maestros del Instituto Tecnológico Superior de Valladolid (Itsva) que participan en las manifestaciones contra su director Mario Araclio Aguilar Díaz son más hostigados y ya se comienzan a tomar represalias en su contra, como la disminución de sus horas de clase y el aumento de asignaturas, con el objeto de fastidiarlos y que ellos renuncien a su puesto.

Anteayer, los docentes del Itsva viajaron a Mérida y se manifestaron frente al Palacio de Gobierno, en donde expusieron el hostigamiento en su contra, incluso que siguen despedidos de manera verbal tres de ellos y que hasta ahora el gobierno del Estado no les ha dado ninguna respuesta a sus demandas, a pesar que personalmente se lo han planteado al gobernador Mauricio Vila Dosal durante la reciente visita que hizo en esta ciudad hace poco más de una semana.

Por unos días se manifestaron en la ciudad de Mérida hasta que finalmente fueron recibidos por Carmen Guadalupe González Martín, subsecretaria de Gobierno y Desarrollo Político estatal, a quien de nuevo le explicaron el conflicto con Aguilar Díaz, quien por cierto es precandidato del PAN a la alcaldía de Temozón.

Los docentes comentaron que ya parece que tienen que explicar de nueva cuenta el problema a todos los enviados del gobernador “para que al final digan ‘lo vamos a checar’, cuando el propio ejecutivo estatal tiene conocimiento del conflicto, que parece no quiere resolver”.

Indicaron que pese a que la funcionaria los escuchó, no les dio una respuesta positiva pues solo dijo que “veremos”, de modo que es claro que no quieren resolver el asunto, por lo que analizarán las medidas que implementarán en unos días.

Mientras tanto en el plantel se ha iniciado el siguiente semestre y con eso se intensificaron las represalias contra los docentes sindicalizados que apoyan el movimiento y que no han sido despedidos, pero que ahora les quitaron desde tres a ocho horas de clases.

Además les aumentaron el número de asignaturas, lo que significa la preparación de clases y más documentación, es decir más carga de trabajo con menos salario al disminuir las horas, de tal modo que se fastidien y que solos renuncien.

A varios de ellos les modificaron su carga de trabajo, es decir los que trabajan en la tarde los pasaron en la mañana, lo que afecta el itinerario del docente, ya que varios dan clases en otros planteles para completar su salario.

Por su parte, los que dan clases por la mañana tienen ocupado su tiempo por la tarde y viceversa.— Juan Antonio Osorio Osorno

Coparmex: Apagones evidencian la necesidad de invertir en energías

Miguel Mayo: el sueño de un joven de San Camilo hacia la Liga de Expansión