in

Cortan rosca y a clases

Un menor

Mamá: Lo más difícil es que los hijos se levanten

PROGRESO.— Con el fresco de la mañana, cientos de alumnos preescolar, primaria, secundaria, bachillerato y el Instituto Tecnológico Superior de Progreso retornaron ayer lunes a las aulas para reanudar sus clases, tras las vacaciones de Navidad y Año Nuevo.

Igual se reanudaron las prisas y carreras de los padres para llegar con sus hijos a tiempo a las escuelas.

Hoy martes, las guarderías reanudan labores.

Ayer lunes amaneció con baja temperatura, así que los alumnos acudieron abrigados a las escuelas.

Muchos escolares fueron llevados a las escuelas a bordo de motocicletas manejados por sus papás. Otros llegaron en autobuses y vehículos particulares.

En las escuelas se realizó el homenaje a la Bandera.

En la mayoría de los colegio, tras el acto cívico, se hizo el tradicional corte de la rosca de Reyes en los salones.

En la primaria Benito Juárez García, en la calle 62 entre 31 y 33, se cortó una rosca de ocho metros de largo por tres metros de ancho.

Jorge Luis Aguilar Esquivel, director del plantel, dijo a los alumnos que el personal docente colaboró para comprar la rosca de Reyes, a fin de celebrar con los estudiantes, a quienes además se les repartió horchata.

La primaria Benito Juárez fue una de las cuatro escuelas visitadas por los ladrones en las vacaciones de invierno.

Ahí robaron dos equipos de sonido, un cañón proyector y una computadora portátil. Un antiguo equipo de sonido se salvó porque lo cubrían adornos navideños y fue el que se utilizó ayer en la ceremonia cívica y el corte de la rosca de Reyes.

Las otras escuelas visitadas por los ladrones son la primaria Juan Miguel Castro, el preescolar Rómulo Rozo, ambos en el oriente de la ciudad, en la colonia Revolución; así como el Centro de Atención Múltiple, en la calle 74 entre 39 y 41, del cual se llevaron varios objetos.

En Dzilam González, unos mil estudiantes de educación básica retornaron a clases.

Lo difícil, según los padres, fue regresar a la rutina de levantarse temprano, pues los pequeños se acostumbraron a despertar tarde en las dos semanas de vacaciones.

“Lo complicado es despertarlos, luego ver que desayunen y se arreglen y, además, salir a tiempo de la casa para evitar el caos vial que causan los vehículos y mototaxistas, ya que todos quieren llegar a tiempo”, dijo Leticia Ciau Canul.— Gabino Tzec Valle/ Juan Manuel Chapa Cantú

 

Trabaja la Fiscalía en identificar a los cinco incendiarios

Medusas atacan a playistas