in

Su herencia: profesiones

A la izquierda

De sus 10 hijos, una es licenciada y nueve, maestros

HUNUCMÁ.— Ayer domingo, Día del Padre, la familia Romero Cauich festejo a su padre, Rosendo Romero Canul, mejor conocido como “Don Moos”, de 82 años de edad y vecino de la ciudad.

Romero C anul nació en octubre de 1938 en esta ciudad y en 1957 se casó con Gloria Cauich, quien falleció el 23 de enero de 2016, hace cinco años.

La pareja tuvo 11 hijos, nueve mujeres y dos varones, pero uno de estos últimos falleció tras nacer prematuramente.

El festejado ahora tiene 23 nietos y 12 bisnietos.

En entrevista, Romero Canul narra que a los 22 años de edad tuvo a su primera hija y que él y su esposa trabajaron para darles sustento a sus 10 hijos.

Indica que afrontaron épocas muy difíciles, pero él nunca perdió la fe y siempre trabajó. “Con fe todo se puede”, afirma.

Destaca que junto con su esposa logró darles a sus 10 hijos la mejor herencia: una carrera profesional.

“Todos mis hijos son profesionales, nueve son maestros y una es licenciada en Derecho y tiene una escuela particular aquí, en Hunucmá”, precisa.

Don Rosendo estudió hasta sexto año de primaria.

Dice que prefirió trabajar, así que a los 12 años trabajó en los ejidos, así como en camiones de carga, junto con su papá.

En 1960 Gloria Cauich fue nombrada ayudante del encargado del Registro Civil de Hunucmá, don Goyito Maldonado, y en 1964 ella asumió el cargo de responsable del Registro Civil.

En 1970 a Romero Canul lo nombraron responsable del Registro Civil en la cabecera de Tetiz y en Nohuayún.

A sus 82 años de edad, dice que solo tiene “algunos achaques por la edad”, pero sigue luchando día a día para estar bien de salud.

“Agradezco a la vida y a Dios todo lo aprendido en tantos años y haber hecho de sus hijos personas de bien. Al final es lo que uno siembra y ahora me toca ver el fruto de todos ellos”, expresa.

Sus hijos son Marlene, Mireya (licenciada en Derecho), Magaly, Norma, Darling, las gemelas Evelín y Danilú; Rosendo, Gloria y Selene.— María Inés Castilla Quintal

Cartón de Tony: Los 300, versión 4T

Amor al deporte pese a falta de recursos