in

Definitivo: no quieren una obra

Una parte de los inconformes que se manifestaron anteayer por la tarde en las cinco calles de Valladolid

No les importa que regresen los fondos al gobierno

VALLADOLID.— En un ambiente tenso y en el que no faltaron los señalamientos entre las partes, los vecinos de la Calzada de los Frailes se oponen al proyecto de reconstrucción de ese lugar, también llamado calle 41-A, cuando representantes de la Secretaría de Desarrollo, Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) y del ayuntamiento acudieron en las cinco calles para convencerlos de que permitan que se desarrolle el proyecto.

Sin embargo los vecinos, que sumaron alrededor de 50 y que estaban en protesta en el lugar, dijeron que no permitirán que destruya lo que está bien, además que no existen garantías de un buen drenaje.

Insistieron en que el proyecto está lleno de irregularidades que no los convence, de modo que mientras no les presenten un buen plan ellos no permitirán la obra, por lo que se les advirtió que los recursos volverían a la federación.

“Hagan lo que quieran con el dinero”, se les respondió a los enviados.

El martes, los vecinos acordaron manifestarse ante el arribo a la calzada de Antonieta Olaya, quien se identificó como funcionaria de Sedatu y acudió para escuchar las inconformidades de los vecinos que sumaron alrededor de 50 en total, quienes en todo momento externaron su molestia contra el plan que la funcionaria quiso defender, pero las expresiones de rechazo fueron generalizadas.

La funcionaria no llevó el proyecto, de modo que cuando le pidieron que lo muestre, argumentó que no podía hacerlo en las cinco calles, pues se tenía que contar con un lugar más cómodo, en donde todos los vecinos pudieran verlo, a lo que los inconformes le pidieron que lo haga en el entorno de San Bernardino de Siena al terminar la caminata sobre la calzada.

Fueron varias voces que externaron el rechazo entre ellos el de Javier Navarrete Correa, Víctor Cárdenas Rivero, Lamberto Cetina Contreras, solo por mencionar algunos, que coincidieron en todo momento en no aceptar el proyecto, debido a que existen varios aspectos que no les fueron aclarados.

Víctor Cárdenas Rivero, vicepresidente del recién creado Comité de Defensa, manifestó que en el plan que Sedatu quiere ejecutar se contempla sembrar árboles a lo largo de la calzada, empezando en la llamada cinco calles, lo cual les parece “una tontería” porque taparían las fachadas de edificios coloniales, que es justamente lo que llegan a conocer los turistas, incluso son escenarios de fotografías y de grabaciones de promocionales.

Del mismo modo externan que se pretende construir bancas de concreto a lo largo de las banquetas, lo cual representa no estar en contexto arquitectónico del lugar, además de los contenedores de basura que se quiere poner.

Del mismo modo el plan, implica impedir al paso de los vehículos, incluyendo a los que circulan de sur a norte sobre la calle 48 que entronca justamente con la calzada, así como también a los que circulan en sentido contrario en la calle 50 con la misma intersección, por lo tanto no habría circulación vehicular en esa zona.

Esta medida afectaría gravemente a los propietarios de predios del lugar que tienen sus vehículos, de modo que los obligarían a dar vueltas en busca de algún espacio para estacionar, lo cual según tiene entendido no hay, además que muchos, al circular sobre la calzada, se pueden dirigir hacia el barrio de San Juan, tomando la calle 49 o llegar a Bacalar por la calle 54 y de ahí llegar a la unidad médica del IMSS, incluso por ese sector se llega a otras colonias como San Vicente, Chiveros y Xlapac, Sisal, entre otras.

Además que al construir banquetas más amplias no habrá espacio para que circulen los autos, de modo que “es una tontería”, e insistieron en que no lo van a permitir.

Todo se fue planteando en la reunión que por momentos se ponía más tensa, y luego caminaron hacia el barrio de Sisal, con el objeto que les presenten algún plan que los convenza por lo que advirtieron que en tanto no les muestren un proyecto que los convenza, no permitirán que se lleve al cabo ninguna obra, por lo que les dijo que los recursos destinados ($22 millones”, se regresarían a la federación.

“Hagan lo que quieran con el dinero, no nos interesa”, les respondieron a los funcionarios, a quienes incluso les dijeron que no tiene caso que manden a los trabajadores a realizar mediciones porque solo estarán alterando a los inconformes.— Juan Antonio Osorio Osorno

 

Impulso a Valladolid