in

Denuncian ''moches'' en el Tren Maya en Yucatán

Manejos “bajo la mesa” en la 4T

VALLADOLID.— Conforme avanzan los trabajos del Tren Maya quedan al descubierto más irregularidades en las que incurrirían quienes están involucrados en la obra, principalmente en actos relacionados con cobros ilegales.

Entre las primeras anomalías denunciadas estuvo el incumplimiento a la Alianza de Volqueteros del Oriente de acuerdos sobre tarifas de pago, motivo por el que decidieron abandonar el proyecto, pues prefieren que sus volquetes no estén produciendo, pero tampoco se deterioren ya que al final les costaría más repararlos.

También trabajadores han revelado que no les pagan su salario completo además que les hacen descuentos que ellos no autorizaron, así que renuncian.

Los que se van dicen que tienen firmes sospechas que el gobierno federal es el principal beneficiado de los pagos.

Ahora, lo más nuevo es que a constructores se les ofrece participar en el proyecto, a cambio de una “cuota” de $300,000 solo para ingresar.

En este sentido, el Tren Maya, el principal proyecto de la llamada Cuarta Transformación encabezada por el presidente Andrés Manuel López Obrador, incurriría en los criticados “moches”.

Trabajadores y proveedores contratados para las obras del Tren Maya señalan presuntas anomalías. En la imagen, trabajos cerca de la autopista de cuota
Supervisión de avances del Tren Maya en Uayma, Yucatán, el 5 de marzo pasado. El evento fue encabezado por el presidente Andrés Manuel López Obrador (Foto oficial)
Trabajadores y proveedores contratados para las obras del Tren Maya señalan presuntas anomalías. En la imagen, trabajos cerca de la autopista de cuota
Trabajadores y proveedores contratados para las obras del Tren Maya señalan presuntas anomalías. En la imagen, trabajos cerca de la autopista de cuota
Supervisión de avances del Tren Maya en Uayma, Yucatán, el 5 de marzo pasado. El evento fue encabezado por el presidente Andrés Manuel López Obrador (Foto oficial)
Supervisión de avances del Tren Maya en Uayma, Yucatán, el 5 de marzo pasado. El evento fue encabezado por el presidente Andrés Manuel López Obrador (Foto oficial)
Supervisión de avances del Tren Maya en Uayma, Yucatán, el 5 de marzo pasado. El evento fue encabezado por el presidente Andrés Manuel López Obrador (Foto oficial)
Trabajadores y proveedores contratados para las obras del Tren Maya señalan presuntas anomalías. En la imagen, trabajos cerca de la autopista de cuota

Aunado a la “cuota” exigida a quienes interese participar en el proyecto, ni siquiera está seguro que les tocaría tomar parte en las obras, pero según se averiguó hasta el momento no han aceptado por considerar que existen irregularidades y actos de corrupción en el plan.

Interesados en el Tren Maya deben pagar $300,000

El proyecto del Tren Maya, al menos en el tramo Izamal hasta los límites con Quintana Roo, está poniendo en evidencia diversas presuntas irregularidades.

Sobre el dinero no pagado y los descuentos, es un secreto a voces que termina en las arcas del gobierno federal pero “bajo la mesa”, además de beneficiarse directamente la Confederación Autónoma de Trabajadores y Empleados de México (Catem), que se encarga de pagar a los trabajadores.

De esas irregularidades o incumplimiento en pagos dio testimonio la Alianza de Volqueteros del Oriente, a la que primero le ofrecieron el pago de una tarifa y luego ya no les cumplieron.

Por ese motivo decidieron abandonar el proyecto, pues prefieren que sus volquetes no estén produciendo, pero tampoco se deterioren ya que al final les costaría más repararlos.

En las oficinas de Ingenieros Civiles y Asociados (ICA), ubicadas en el barrio de San Juan, es donde contratan a la gente que luego ponen a disposición de Catem, organismo que se encargan de pagar los salarios, pero que no cumple con lo que les ofrece a la gente, por lo que muchos se ven obligados a regresar a sus lugares de origen.

Sin embargo a la empresa no le preocupa la rotación de trabajadores, ya que todos los días se forman filas de gente en las oficinas de ICA en busca de algún empleo, por lo tanto, unos se van pero otros llegan y la obra continúa.

Incluso no se puede detener debido a que tendrán que avanzar al ritmo que les marca el gobierno federal, que hace una supervisión de obra cada tres meses por el presidente de la República Andrés Manuel López Obrador.

"Por debajo de la mesa"

Los empleados que se van dicen que tienen firmes sospechas que el gobierno federal es el principal beneficiado de los pagos que no se hacen, pues por un conducto financia la obra, pero “debajo de la mesa” y de alguna manera le llega parte de lo que a ellos les descuentan, incluso les han dicho que “hay que poner algo” para las campañas políticas.

Al principio lo aceptaron porque no tuvieron otra alternativa, pero luego se dieron cuenta que alrededor del 50% de su sueldo les quitan, así que mejor regresan a sus comunidades de origen, ya que al estar en esta ciudad tienen que pagar renta de casa, o cuarto, su alimentación, y además tienen que mandar dinero a sus familias, de modo que no les alcanza.

Recientemente se supo que algunos constructores de la ciudad han sido invitados para participar en la construcción de las estaciones, pero les piden alrededor de $300,000 como “cuota” solo para entrar, ni siquiera está seguro que les tocaría a alguno de ellos, pero según se averiguó hasta el momento no han aceptado, por considerar que existen irregularidades y actos de corrupción en el plan.

La versión es extendida, y aunque ninguno de los constructores lo corroboró tampoco lo desmintieron, ya que no les conviene hablar de eso porque luego no los contratarían para hacer trabajos de desarrollo en la región, así que prefieren no opinar al respecto, simplemente uno de ellos comentó “todo es una mafia y corrupción”.

Para actividades el Congreso por contagio de Covid

Peligrosa desigualdad