in

''Desastre'' hotelero: ''Ya no aguantamos la soga al cuello''

El hotel María de La Luz

Piden el urgente retiro de la “ley seca” y los retenes

VALLADOLID.— La situación de los hoteleros de esta ciudad es “alarmante”: en cinco meses de inactividad por la pandemia de Covid-19 afrontan pérdidas de hasta 95% y ya cerraron 18 de los 36 centros de hospedaje, dijo Rodrigo Escalante Escalante, presidente de la Asociación de Hoteles y Hostales.

Los que se vieron obligados a cerrar por la falta de turistas están desesperados por las deudas en créditos y la incertidumbre de lo que pasará en meses próximos.

El directivo dijo que los ingresos actuales no son para generar utilidades, pues apenas registran un 3% de ocupación y con trabajo sale para los gastos de operación.

Afirmó que el gobierno de Yucatán podría ser más flexible con el ingreso de turistas y recordó que al principio, en marzo, se temía que los visitantes traigan el virus del Covid-19, pero ahora está entre nosotros.

El problema, en Yucatán

“El turismo pasa por diversos filtros desde nacionales e internacionales, no es tan fácil llegar hasta acá; nosotros somos los más preocupados y ocupados en respetar las medidas de higiene y control de sanidad, podemos seguir los lineamientos que marca el gobierno estatal, pero que nos den la oportunidad que esto se vuelva reactivar”, expresó.

Tania Miranda Murillo, del Hostal Candelaria, a su vez dijo que el establecimiento cerró desde marzo y no han podido abrir, lo intentaron hacer con las reservaciones hechas con anticipación, pero les cancelaron.

Indicó que el turista extranjero no tiene restricciones para viajar en su país y el problema está en Yucatán, porque hay retenes y no los dejan pasar, según el gobierno, solo pasan los que trabajan, “y así ¿cómo tenemos alguna oportunidad?”.

“Esto es un desastre. Ya no sabemos qué hacer; en otros estados no hay estas restricciones y lo peor es que los pocos visitantes que puedan venir se encuentran con que hay ‘ley seca’, es decir que ni para decirle al huésped que se tome unas cervecitas con unas carnes asadas cuando menos, porque tomemos en cuenta que los cenotes y los centros arqueológicos están cerrados”, destacó.

Dijo que ahora no le resulta activar su hostal, pues si solo se ocupa una habitación no cubre los gastos de energía eléctrica, agua potable y contratación de personal.

Añadió que se vio obligada a liquidar a su personal, solo hasta julio los pudo mantener, gracias a un crédito de 25,000 pesos que obtuvo del gobierno federal.

Sin embargo, ha solicitado otro préstamo personal y está endeudada; “lo más triste es que la temporada de julio y agosto, que se suponía que es alta, ya acabó”.

“Ya no aguantamos más, la soga ya está al cuello, es necesario que se haga algo urgente. Podemos trabajar con todas las medidas y te aseguro que seríamos más cuidadosos que un supermercado o un banco”, enfatizó.— W.U.C.

Colapso histórico

Ramón Sánchez González, administrador del céntrico Hotel María de la Luz, dijo que la situación es realmente crítica, como nunca en la historia.

Ocupación del 5%

“Esperábamos una ocupación de un 65% en julio y agosto, pero ni a 5% estamos, es necesario reactivar el turismo, como en Quintana Roo, con todas las medidas y protocolos sanitarios; de lo contrario, la economía seguirá colapsada por tiempo indefinido”, alertó.

Se despidió al 80%

Tristemente, añadió, trabajan solo con el 20% del personal, hasta poder recontratar.

Tizimileño 86 años y ''no existe''