in

Desesperación de cantineros

Un trabajador de una popular cantina de Tizimín realiza labores de limpieza ante los rumores de que pronto se autorizará la reapertura

Nunca llegaron apoyos ofrecidos, dicen en Tizimín

TIZIMÍN.— Para los cantineros es incierto el panorama de reapertura de sus establecimientos que ya llevan siete meses sin trabajar.

Aunque no hay nada oficial, los propietarios de los bares coinciden en que creen que será en los próximos días cuando les permitan las autoridades municipales laborar.

El líder de los cantineros, Luis Darío Bates Novelo dijo que apenas el pasado martes se cumplieron siete meses de que sus negocios cerraron.

En Tizimín son 22 bares y cantinas que no han podido abrir, algunos conservan la esperanza de que pronto les autoricen hacerlo, otros dicen que ya se fastidiaron de esperar y creen que es probable que la reapertura se dé hasta el año entrante.

Luis Darío Bates recientemente publicó en su cuenta de Facebook lo siguiente: “Ya mero! respondo cuando clientes y amigos preguntan: si x, y, j, k, a, t, ya están trabajando y ustedes cantineros por qué no?”

“Ya en análisis serio de no poder abrir una cantina por falta de recursos, desde 20/marzo/2020 con la prohibición de trabajar, ¡se ha respetado! pero hay una impotencia como cantinero viendo la libertad del clandestino, el incorrecto funcionamiento de giros a los que se les permite trabajar, pago de gastos que se generan sin trabajar, familias y hogares que dependen del funcionamiento de una cantina inventando qué hacer para sobrevivir.

“Hoy se rumora una próxima reapertura, todos entusiasmados, pero sin recursos para iniciar labores y pagar permisos, cursos de alimentos, certificados médicos, determinaciones y licencias vencidas.

“¿Habrá tolerancia de las secretarías encargadas del funcionamiento de las cantinas para pagar y ponerse al día hasta que haya una recuperación económica en nuestros giros?”, pregunta el líder de los cantineros

“Urge un replanteamiento en la definición del funcionamiento de los giros que marca la ley de salud y más urge que se permita la apertura de las cantinas”, dice en su escrito en redes.

Ayer, Darío Bates dijo que por la noche se debe anunciar que abrirían en los próximos días, “se supone que será el lunes 25, es lo que más se ha hablado, pero no hay nada oficial.

Carmita Medina Mendoza, quien administraba el bar “Batallas”, indica que la reapertura es incierta y más bien creen que volverán a abrir hasta el próximo año.

“La verdad esto nos ha causado estrés, depresión, uno ya no busca que hacer, porque hay pagos que realizar, dijeron que nos iban a apoyar con el pago del agua y no fue así, nos volvió a llegar el segundo recibo, en mi caso ya debo $1,600 de agua, si nosotros no estamos laborando, ¿por qué nos siguen cobrando?”.

“No nos condonaron ese servicio, es más, yo estoy al día con mis documentos del 2020, en cuanto a los meseros del bar dijeron que nos iban a dar tres despensas por cada bar, tampoco nos lo dieron.

“Cada vez dicen que se va abrir, van prolongando fechas uno ya no confía, es más hasta dijeron que nos iban a dar de 15 mil a 20 mil pesos de apoyo para reactivar y dónde está?

“Hace 18 años que tengo el bar, yo no tengo nada contra nadie, ni con los otros establecimientos que ya están trabajando sin respetar las normas, ni mucho menos con las autoridades, lo único que quiero es trabajar”, dijo.

Explica que en Tizimín hay establecimientos que están trabajando y que tienen su giro como restaurante bar pero operan como cantinas.

“En mi caso yo no tengo otra entrada de dinero, lo poquito que teníamos ya se nos gastó en siete meses y ahora que nos permitan abrir Salubridad te va a pedir hasta las personas que uno no tiene y aunque queramos cambiar nuestro giro a restaurante nos van a cobrar un ojo de la cara”.

Por ultimo dijo que los que sí se beneficiaron son los clandestinos, “según la cerveza no era de primera necesidad, pero se convirtió en primera necesidad con precios sobregirados, y los que lo hicieron no pagaron impuestos, predial, agua, no pagaron nada pero sí pagan mochada, ellos no pararon, siguieron trabajando”, finaliza.— WENDY UCÁN CHAN

 

Ricardo Anaya confirmó que dio positivo a la prueba de Covid-19

"Mutación convenenciera" de Ivonne Ortega Pacheco