in

Disfrutan del playón

Bañistas se retiran de la playa detrás de la escollera de Chuburná

Policías vigilan a los bañistas en Chuburná Puerto

A pesar de que el gobierno estatal cerró los dos malecones de Progreso para prevenir contagios de Covid-19, ayer Domingo de Pascua en el malecón oriente se observó a visitantes paseando o tomándose fotos.

Pero el extenso playón de Chuburná fue el sitio elegido por muchos yucatecos y turistas nacionales y extranjeros para pasar el Domingo de Pascua.

En la dársena les ofrecieron paseos en lancha por los manglares y el refugio pesquero por una cuota de $20 por persona.

La concentración de gente en el playón de Chuburná obligó a la Policía Municipal a instalar un retén con alcoholímetro en la entrada del puerto y a que dos camionetas de la Secretaría de Seguridad Pública patrullen ahí para vigilar que los vacacionistas cumplan con las prohibiciones del playón.

Los policías exhortaron a los dueños de las cuatrimotos a que no usen los vehículos porque es zona de anidación de tortugas, pero hay huellas de llantas por muchos senderos y cerros de arena.

Propietarios de cuatrimotos se quejaron de que los policías querían una “mordida”, pero obedecieron: cargaron los vehículos de nuevo en sus camionetas.

Cuando los oficiales recordaron que no está permitido bañarse en las playitas de la dársena, donde se forman tranquilas y pequeñas islas entre el mar, varias familias igual se quejaron, pero se retiraron cuando los policías indicaron que esa parte de la dársena es muy peligrosa porque la entrada y salida del mar forman remolinos que jalan a la gente a la parte profunda y muy turbia.

Este fenómeno ya cobró la vida de un niño, así que la Policía y los lancheros alertan del peligro y exhortan a no bañarse en ese lugar ubicado detrás de la escollera.

Por la peligrosidad de esta zona y por la agitación del mar, la lancha patrulla de la SSP patrulló cerca del playón y los patrulleros terrestres usaron sus radios para indicar a los bañistas que está prohibido meterse ahí.

Los comerciantes ambulantes tuvieron buenas ventas porque en el playón no hay tiendas ni restaurantes. Varios de ellos dijeron que en temporadas normales, el playón concentra cinco veces más gente que la que ayer llegó a esa zona.

Todo lo contrario sucedió en Progreso, donde llegó menos gente que en Viernes Santo. Ayer el malecón poniente concentró más gente, pero la mayoría de los visitantes estuvo en los restaurantes. Prestadores de servicios dijeron que ayer y el sábado fue menor la afluencia que la del viernes.

Chelem tuvo buena afluencia de visitantes en la playa invadida de espolones y con el mar pegando a varias casas. Donde hubo espacio, allí había una familia y la gente se bañó en el mar picado y frío.— Joaquín Chan Caamal

 

De un vistazo

Demanda de paseos

En Chuburná, Anastasio May Tun informó que a las 3 p.m. había dado seis paseos en la lancha, que lleva 10 personas con chaleco salvavidas y que tiene toldo y sistema de radiocomunicación enlazada con la Capitanía.

Menor oferta

Generalmente trabajan seis lanchas en el playón durante las vacaciones, pero la baja afluencia de vacacionistas por temor a la pandemia de Covid-19 hizo que ayer solo trabajen tres.

Gastan en restaurantes

Los restaurantes de Progreso, Chelem y Chuburná tuvieron buena afluencia de clientes.

Los turistas

En los puertos se vio a visitantes de Francia, Estados Unidos, Querétaro, Nuevo León, Ciudad de México, Campeche, Quintana Roo; la mayoría es yucateca, como una familia de Mérida que pasó el fin de semana en Chelem, en una casa que rentó a $600 diarios.

Cartón de Tony: Trampas que se inflan