in

División en Chelem

La comisaria municipal de Chelem

Reducido grupo afecta el trabajo en la comunidad

La comisaria municipal de Chelem, Bianey Bibiana Chim Pat, afirma que son solo cinco o seis estadounidenses, cuando mucho, los que han creado división en la comunidad norteamericana que reside en ese puerto y lamenta que esa actitud pudiera empañar el trabajo de otros 500 extranjeros, en números redondos, que apoyan desinteresadamente a la localidad desde hace muchos años.

La funcionaria indica que en la actualidad hay alrededor de 700 extranjeros que viven en Chelem, pero el número aumenta temporalmente a mil con otros que llegan a pasar el invierno y regresan a Estados Unidos en febrero, aproximadamente.

Bianey Chim recalca que la cabeza del grupo que está “descontrolando todo” es el agente inmobiliario Wade Yarchan, contra quien, como ya informamos, presentó una denuncia ante la Fiscalía General del Estado.

Esas personas, añade la comisaria, han amenazado incluso a otros norteamericanos y externan comentarios racistas. A ella se han referido con palabras despectivas.

Ayer informamos que por lo menos una ciudadana estadounidense —Kelley Marie Conway—, junto con el administrador de una página de Facebook que difunde información de Chelem, ya solicitó acción penal contra Wade Yarchan y otros tres norteamericanos ante el Juzgado Tercero de Control del Primer Distrito Judicial del Estado, con sede en Progreso. Les atribuyen la probable comisión de los delitos de amenazas e injurias cometidos en pandilla.

Como en la víspera, reporteros de este periódico se comunicaron ayer vía telefónica al despacho de abogados del señor Yarchan, para solicitarles la versión de su cliente. De nuevo, nadie contestó a las llamadas.

Punto de quiebre

En la denuncia que interpuso ante la Fiscalía y en entrevista que concedió al Diario, la comisaria Chim Pat relata que el punto de rompimiento con Wade Yarchan ocurrió luego de la compra de cloro y mangueras después del paso de “Cristóbal”, a pesar de que se le indicó que no era buena idea porque ya el gobierno del Estado y el Ayuntamiento se habían encargado de los trabajos de desinfección en zonas inundadas, como la parte de la ría.

Los barriles de cloro fueron llevados inicialmente al local del comisariado municipal. Después de un altercado que protagonizó Charlene Bokclage, acompañante de Yarchan, el esposo de la comisaria pidió a los extranjeros que se llevaran los barriles para no tener problemas.

Bianey Chim dice que en esos momentos se empezó a dar cuenta de que ese grupo ya tenía, al parecer, presiones de otras personas de su comunidad que le hicieron donativos en efectivo y tenían que justificar el destino del dinero.

Campaña cibernética

A partir de ese incidente, explica la comisaria, se desató una campaña en su contra en las redes sociales y de mensajería. Cindy Morrisey, quien apoya al señor Yarchan, escribió en Facebook: “No más apoyo a la comisaria. Todo es conmigo o Wade Yarchan”, según consta en la carpeta de investigación UNATD-GD-1525/2020 que abrió la Fiscalía con motivo de la denuncia de la autoridad de Chelem.

“Te vas a arrepentir”

Al día siguiente del incidente en el comisariado, Yarchan se presentó con sus trabajadores para recoger los barriles de cloro. La comisaria ya había solicitado apoyo de las policías estatal y municipal, para que sus agentes atestiguaran el retiro.

La profesora Bianey indica en el memorial de su denuncia que el norteamericano le advirtió, en presencia de testigos: “Te vas a arrepentir. Como verás, tengo mucha gente trabajando para mí, no vaya a ser que sufras un accidente”.

“Después de todo esto las redes sociales explotaron en contra mía y de mi esposo”, señala la funcionaria en su denuncia. “Los trabajadores de Wade Yarchan nos trataban de ladrones y hacían malos comentarios sobre nosotros”.

La denunciante agrega que debido a la tensión y el estrés que le generaba esa situación comenzó a resentir afectaciones en su salud.

Muestra de apoyo

“Por varios días no cesaban las redes sociales contra nosotros hasta que una persona de nombre Kelley Marie Conway nos dio su mano, nos dijo que cree en nosotros y que conocía las mentiras de Wade Yarchan”, enfatiza.

La señora Conway es quien solicitó hace unos días acción penal contra Yarchan en el Juzgado Tercero de Control con sede en Progreso.

Días después del episodio del cloro, relata Bianey Chim, Cindy Morrisey escribió en Facebook que le habían robado en su casa y habían matado a sus perros, “dando a entender que yo y mi esposo habíamos tenido que ver en esto”.

En el mensaje, continúa la representante del municipio, la estadounidense dijo que al autor o los autores de esos hechos “ojalá que no le pase nada a su familia... pero ojalá que todo el mal que me han hecho se vea reflejado en su economía, que las deudas los carcoman y sus autos se averíen”.

La comisaria considera que fue un robo fingido, porque incluso el teléfono de la señora Morrisey que supuestamente fue sustraído de la casa apareció en la casa de otro norteamericano. Además, añade, Wade Yarchan ofreció $80,000 de recompensa a quien diera informes de los responsables de la muerte de los perros.

¿Coincidencias?

La profesora Chim no acusa a nadie, pero dice que luego del “deseo” público de la señora Morrisey su automóvil, que siempre deja en la puerta de su domicilio, comenzó a fallar y a emitir humo blanco y denso. El mecánico le dijo que alguien le había metido agua al tanque de gasolina.

Posteriormente, el auto de su esposo, que también es estacionado en la calle, presentó un desperfecto en los frenos.

Más adelante tuvo que utilizar el vehículo de traslado asignado a la comunidad para una diligencia y también tuvo una avería en los frenos que estuvo a punto de causar un accidente. La situación ya no le parecía normal.

Días después, ya con un análisis de la situación, decidió presentar una denuncia en la Fiscalía General.— ÁNGEL NOH ESTRADA

 

Chelem Apoyos

Bianey Chim dice que siempre han tenido el apoyo de la comunidad norteamericana.

Coordinación

La comisaria municipal recuerda que hace unas semanas, después del paso de los ciclones “Delta” y “Gamma”, el grupo que apoya desinteresadamente se acercó a ofrecer ayuda a los refugiados y cumplió con la entrega de despensas. La autoridad se encargó de coordinar las tareas para que llegaran a los beneficiarios.

En especie, no efectivo

También dice que siempre ha solicitado que los apoyos para los grupos vulnerables le sean entregados en especie, no en efectivo, para evitar malos entendidos.

Discordia

La autoridad municipal señala que lamenta la actitud de un pequeño grupo que ha dividido a la comunidad extranjera y, además, se “colgaba” de su trabajo para obtener beneficios personales.

David Prowse, "Darth Vader" en 'Star Wars' murió a los 85 años