in

Domesticación del ciricote en estudio

Proyecto conjunto entre la Uady y el Tec de Tizimín

TIZIMÍN.— A través de un proyecto entre la Universidad Autónoma de Yucatán (Uady) y el Instituto Tecnológico de Tizimín (ITT) se busca conocer cómo ha sido la domesticación del árbol de ciricote en la península de Yucatán.

El proyecto originalmente comenzó en 2018 con las gestiones, sin embargo fue hasta el siguiente año cuando se autorizó y se asignó el presupuesto por parte del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) para trabajarlo en la región.

El convenio se firmó a finales de agosto pasado debido a la pandemia por el Covid-19, pero se comenzó a trabajar desde el mes de febrero

En el Tecnológico de Tizimín dos docentes están cargo de las dos primeras etapas del proyecto, y son la doctora María José Campos Navarrete y el profesor Luis Enrique Castillo Sánchez.

María José Campos explica que lo que buscan es analizar qué factores ecológicos y de la genética de los árboles están asociados al proceso del ciricote.

“Lo que al final queremos saber es cómo el árbol se ha adaptado de pasar de la selva y montes a estar en los patios de las casas. Sabemos que el ciricote es muy valorado por la madera y por los frutos incluso algunas abuelitas usan sus hojas como fibras para lavar trastes”.

“Con este proyecto vamos a entender la parte ecológica pues es un árbol que está en todo el sureste de México pero en la península de Yucatán es donde la gente lo ha adoptado en sus patios”.

Por su parte el profesor Castillo Sánchez explica que como parte de la primera etapa, se han enfocado a identificar todos los insectos que se asocian al árbol de ciricote y para eso emplea muestreos donde consideran que son selvas o áreas conservadas.

Dijo que los estudios se hacen en un rancho que está entre Colonia Yucatán y El Cuyo y para los árboles que están en patios se realizan las investigaciones en dos comisarías que son San pedro Bacab y en Francisco Villa.

Las investigaciones incluyen la puesta de trampas una de esas es la Malaise que lo que hace es colectar todos los insectos que se asocian y que cruzan en el camino donde está el ciricote hasta ingresar en una especie de casa de campaña.

Añade que esos frascos se traen al laboratorio del Tecnológico y están en proceso donde hay estudiantes que están apoyando con los estudios.

También se han puesto dos trampas más que son la “de Van der Someren” que sirve para colectar las mariposas que llegan en las flores de ciricote junto con la tercera trampa denomina Mcphail donde solo se pusieron en época de floración no como la primera que permanecerá durante todo el año.

Según añade son varias dependencias las involucradas como CICY, Tec Tizimín y la Uady, el Campus de Ciencias Biológicas y Agropecuarias, la Facultad de Ingeniería, la Facultad de Química, el Colegio de la Frontera Sur, la Universidad de Saint Louis y la Universidad de California Riverside, en un proyecto grande que concluye hasta el 2022.— WENDY UCÁN CHAN

DiariodeYucatan

Cuatro en una moto derrapan en Periférico: un bebé lesionado

Información más actualizada para los adolescentes sobre el embarazo