in

El Cuyo, desolado a un año del Festival Beach

El muelle de El Cuyo

Cierran negocios por la pandemia: la venta cae 70%

TIZIMÍN.— Luego que en agosto de 2019 se celebró El Cuyo Beach Festival, una de sus fiestas más importantes del puerto de este municipio, ahora la economía está paralizada y las playas se ven desoladas a causa de la pandemia de Covid-19.

En la temporada vacacional de verano de 2019, la comisaría lució abarrotada de cientos de familias durante dos fines de semana, fue tanta la demanda que las habitaciones en el puerto no fueron suficientes y algunos visitantes incluso acamparon en la playa.

Actualmente, a pesar que las autoridades municipales permiten que ingresen familias tizimileñas que tienen casa en la zona veraniega, la actividad sigue paralizada.

Los prestadores de servicios no tienen ingresos.

Las pocas personas que visitan el puerto solo consumen durante los fines de semana y lo mínimo.

Gabriel Aguiñaga Medina, dueño de uno de los restaurantes con mayor demanda en El Cuyo, indicó que durante la semana no hay clientes y, por ello, dejaron de abrir, pues ya no alcanza para pagar sueldos y ni mucho menos para pagar los servicios básicos del negocio.

Precisó que, incluso, en los fines de semana solo tienen dos o tres pedidos de ceviches y pescado frito.

Recordó que el año pasado, durante todo julio y agosto tuvieron buenas ganancias, principalmente durante El Cuyo Beach Festival, y llegó el momento en que no se daban abasto.

Jaime Chay Pérez, dueño de dos hoteles en el puerto, señaló que en temporada alta, que suele ser en estas fechas, se ocupan todos sus cuartos y los paseos en lancha son de lo más pedido.

“Hoy todo se ve muerto, no hay un alma en la playa, los cuartos ya huelen a humedad, apenas se rentan cuartos por los médicos que vienen al Centro de Salud, pero tampoco les puedo cobrar mucho, pues entiendo la situación”, dijo.

Hasta 2019, durante el festival de playa que realizaron las autoridades, en un día ganó de $18,000 a $20,000, pero hoy no llega ni a un 30%, agregó.— Wendy Ucán Chan

Arrendadores de cuartos, afectados en Valladolid

Mujer denuncia a su esposo por violencia, en Tekax