in

Pueblo Mágico a oscuras

Uno de los edificios católicos de Valladolid que no pueden ser visitados por los turistas por las noches por la falta de iluminación

El turismo, sin opciones de noche en Valladolid

VALLADOLID.— A pesar que desde hace algunos años el comité de Pueblos Mágicos presentó un proyecto para iluminar las capillas de la ciudad, el plan no se logró concretar y la situación ha empeorado debido a que las dos torres del templo de San Servacio están a oscuras por las noches.

En el periodo 2007-2010 que encabezó Mario Peniche Cárdenas, uno de los proyectos que se concretaron fue la iluminación de la parroquia de San Servacio, la remodelación e iluminación del parque principal, entre otras cosas.

A lo largo de los años, dependiendo de las autoridades en turno, se le da el mantenimiento a las lámparas, sin embargo desde hace algunos meses que se quemaron las que iluminan las dos torres del edificio, por lo que en las noches están en penumbras.

Solo está iluminada la parte donde está el reloj hacia abajo porque las luces que alumbran hacia arriba se quemaron hace un tiempo y no han sido cambiadas, o al menos no se ha visto que se haga algo al respecto.

Luego de la iluminación del templo de San Servacio, se planteó la posibilidad de iluminar el ex convento de San Bernardino de Siena, y las capilla de San Juan, Santa Ana, Santa Lucía y Candelaria, a fin de considerarlo como un producto turístico más de Valladolid, en donde los visitantes pueden acudir por las noches para recorrerlas.

Sin embargo con el paso del tiempo solo se logró concretar el proyecto del videomapping en el ex convento de San Bernardino, pero luego de la proyección se apaga todo el equipo de luces y vuelve a quedar a oscuras.

Extranjeros que han llegado a esta ciudad, como algunos venezolanos que están de visita, indicaron que es lamentable pasar por las noches en las capillas y ver que todo está a oscuras. La mayoría de los edificios de los barrios permanece cerrado durante el día, de modo que no hay manera de conocer el interior.

Los visitantes comentaron que caminaron en varios puntos de la ciudad y observaron que las capillas son bonitas, pero lamentablemente están a oscuras en su exterior, incluso puede ser peligroso en cierto momento, pues los espacios se prestan para que busquen refugio malvivientes.

Sobre las dos parroquias, la de San Servacio y San Bernardino de Siena, solo permanecen abiertas durante la mañana, luego se cierra y se vuelve abrir por la tarde, para volver a cerrarlo alrededor de las nueve de la noche, y aunque muchos de los visitantes quieren conocer las otras capillas, eso no es posible por la falta de iluminación.— Juan Antonio Osorio Osorno

El equinoccio, el día 23