in

Organizadores de eventos sociales, optimistas por el semáforo amarillo

Los eventos masivos en Valladolid y en todo el estado aún tendrán que esperar

VALLADOLID.— El anuncio del gobierno del Estado del cambio del semáforo epidemiológico de naranja al amarillo en Yucatán genera optimismo en un sector empresarial que desde hace más de un año mantiene afectadas sus actividades, como son las banqueteras, grupos musicales, meseros, maquillistas y todos los relacionados con reuniones sociales.

Hace unos días publicamos  que el gobierno del Estado dejó entrever la posibilidad que esta semana se declararía en semáforo amarillo el Estado, lo que se hizo oficial ayer por la tarde, con lo que se reactivaría la economía en algunos sectores de la sociedad y se suspenderían algunas restricciones, como permitir quizás un poco más de gente en las reuniones sociales, además de terminar el toque de queda relajado que empieza desde las once y media de la noche y concluye a las cinco de la mañana.

Sin embargo, a pesar de todas las restricciones, en la villa de Temozón hubo fiestas clandestinas con la aparente anuencia de las autoridades, lo que derivó hace 15 días que un motociclista de esta ciudad se accidente y que días después falleciera en la clínica donde se le ingresó.

Además, algunas familias prefirieron viajar a otros puntos de Quintana Roo como en Tulum para celebrar fiestas, lo que también derivó en un accidente, en donde se vio involucrado un banquetero que acudió a ese lugar a dar servicio.

Leer: Seis medidas por el cambio de semáforo en Yucatán

Ahora, con el anuncio, se espera que se autoricen los eventos sociales porque eso les daría a los banqueteros la oportunidad de ofrecer sus servicios en las fiestas que se podrían organizar, aunque los detalles los dio a conocer por la noche el gobernador Mauricio Vila Dosal.

Los que serían beneficiados en cierto momento, son las empresas banqueteras, ya que la gente empezaría a organizar sus fiestas con mayor número de asistentes, además que otros negocios que ahora están trabajando hasta las once de la noche, podrían prolongar su horario, según dispongan las autoridades.

También los meseros, músicos, maquilladores, pastelerías, en fin todos los que toman parte en las fiestas sociales, como bodas, XV años, bautizos entre otros, pero hay que esperar lo que dispongan las autoridades.

El renglón que hasta el momento no se ha definido hasta cuánto más tendrán que esperar son los cantineros, pues no se tienen datos de su posible apertura, mientras tanto los que funcionan en esta ciudad siguen pasando por una crisis severa, aunque algunos dueños desde hace meses que se dedican a la venta de charolas con botanas con servicio a domicilio, pero solo lo hacen los fines de semana, con lo que obtienen algunos recursos para subsistir.

Mario González continúa sus recorridos por Tizimín

Canadiense organiza sorteo en beneficio de un refugio canino