in

Estragos en Progreso: el norte ocasiona apagones, charcos y caída de ventas

Un pescador que recorrió la playa del malecón de Progreso cuando azotaba el norte del frente frío 36

PROGRESO.— El nortazo, como lo calificaron pescadores ribereños, y el torrencial aguacero con relámpagos y truenos, a causa del frente frío 36, ocasionaron estragos en este municipio.

Una torrencial lluvia cayó desde poco después de las 10 de la noche del jueves y hasta el amanecer de ayer.

Poco antes de la medianoche del jueves a la lluvia se sumaron truenos, relámpagos y rayos que iluminaron el nublado cielo.

A las 3 de la madrugada azotó el norte con vientos de 60 kilómetros por hora y rachas de 70 en mar abierto.

Desde esa hora se interrumpieron los servicios de electricidad y teléfono en Chelem, Chuburná y varios sectores de la ciudad, debido a que se cayeron cuchillas y cables de luz y telefonía.

En Chelem, vecinos informaron que como a las 3 de la madrugada se escuchó una fuerte explosión y se inició el apagón en todo ese puerto.

Los servicios de luz y teléfono se restablecieron poco antes del mediodía.

Amaneció con cielo nublado, lluvia, las calles de la ciudad encharcadas e inundadas, y casas de playa afectadas por las marejadas.

Vecinos tuvieron que limpiar las alcantarillas para que los pozos pluviales bajen las inundaciones.

Los puertos amanecieron con el nortazo, con vientos fuertes y marejadas que golpeaban los cimientos de los predios veraniegos y los pilotes de los muelles pesqueros, de arcos y el alterno.

Precavidos, los pescadores amarraron sus lanchas, las sacaron en las calles o las resguardaron en los refugios pesqueros, para que las marejadas no las arrastren.

La pesca se suspendió de nuevo debido a que la Capitanía cerró los puertos a la navegación menor desde anteayer jueves a las 6 p.m., por el norte. Serían reabiertos hoy sábado por la tarde o mañana domingo.

El mal tiempo afectó a quienes trabajan en las actividades turística y comercial.

En la zona del malecón no llegaron visitantes como ocurrió anteayer, cuando se reabrieron las playas que se cerraron desde el jueves 4 por la pandemia de Covid-19.

Los restaurantes tuvieron escasa clientela; en los comercios del primer cuadro de la ciudad se reportaron bajas ventas y pocos clientes.

La actividad portuaria no se suspendió, los tráileres transportaron carga en contenedores que llegaron en barcos procedentes del extranjero, así como carrotanques con combustible que se trajo en buquetanques de puertos mexicanos.

Por el mal tiempo, el personal municipal suspendió la limpieza y la recolección de basura en calles de la ciudad y comisarías. Se informó que se reanudarían en cuanto amaine el mal tiempo.

La recolecta domiciliara de basura no se suspendió.

Por las fallas eléctricas que causó el norte del frente frío 36, el bombeo de agua potable se interrumpió durante varias horas en Chelem y la zona industrial de Yucalpetén.— Gabino Tzec Valle

Lluvias recientes, las terceras más copiosas en Yucatán en años

Muchos en el sector salud de Yucatán aún no son vacunados