in

Ex convento está en pugna

El comisario de Kikil se niega a darlo en custodia

TIZIMÍN.— El ex convento franciscano de Kikil, comisaría de este municipio, se encuentra en disputa entre el comisario de esa comunidad y un grupo de 14 personas quienes se conformaron como una junta vecinal.

Ayer por la mañana, el grupo de vecinos del lugar presididos por Iván Cervantes Trejo convocaron a rueda de prensa para dar a conocer lo que estaba ocurriendo en el poblado.

Con documentos en la mano, los vecinos señalaron que hace aproximadamente dos años se inició un trámite para retomar la custodia y mejorar el ex convento franciscano.

De acuerdo con el grupo de personas, entre las gestiones realizadas estaba que se les pueda dar la custodia, tener los permisos correspondientes para poder trabajar conforme a derecho.

“Para ello realizamos todas las gestiones necesarias ante el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH); metimos los documentos que se canalizaron a (Ciudad) México en donde validarían si nos aceptaban como una junta vecinal”, expresaron.

En este sentido, explicaron que el 17 diciembre hubo una respuesta de la dependencia federal la cual fue favorable, el INAH los había aceptado como la junta vecinal, sin embargo el oficio les llegó hace un mes por diferentes motivos, como fue el cambio de gobierno.

“Obtuvimos una respuesta favorable para coadyuvar con el INAH para ayudarlos al resguardo y mejoramiento del ex convento por los integrantes de la junta vecinal; sin embargo por usos y costumbres de la comunidad, el comisario municipal es quien tiene la custodia temporal en lo que dura la administración, la primera autoridad del pueblo actualmente es Gueber Perera Ayala”, explicaron.

Sin embargo la junta vecinal señala que lo anterior va contra el margen legal y por tal motivo, luego de recibir el documento que los acreditaba como la junta, se acercaron al comisario municipal para notificarle sobre lo que el INAH ya había dispuesto.

“El comisario municipal simplemente se negó a entregarnos el edificio, como si él fuera el dueño del ex convento, cuando el propietario es la arquidiócesis, de quienes también ya tenemos su respaldo”, comentaron.

Por la vía legal

Ante la negativa del comisario municipal de Kikil Gueber Perera Ayala de entregar el ex convento, el grupo de la junta vecinal se encuentra en espera de una respuesta de los abogados del INAH quienes se encargarán de tomar las medidas legales que correspondan.

Aseguran que lo único que buscan es el beneficio de la comunidad de Kikil “porque sabemos que si volvemos más atractivo lo que es el ex convento atraeríamos más el turismo, y al hacerlo, los que venden comida, las tiendas, y artesanos del lugar se beneficiarían con ello”, comentaron.

Además, pretenden dar a conocer un poco más de la historia del ex convento, y a la comunidad hacerla conciente de lo importante que es el edificio.

Se buscará mejorar el lugar, recuperar rocas de la bóveda, para tratar de dejar descubierto lo que era el altar, entre otros, detallaron.

Aunado al aval del INAH y de la arquidiócesis, la junta vecinal también cuenta con el respaldo de la comunidad por medio de firmas.— DÍDIER R. CANCHÉ TEC

 

Emotivo regreso de Jesse & Joy a Mérida