in

Excesivo cobro de casa de empeño fue “confusión”

Liliana Pisté Perera

Fin a angustia por pago

TIZIMÍN.— Termina la angustia y desesperación para Liliana Pisté Perera, quien fue víctima de un cobro excesivo en el refrendo de sus alhajas en una casa de empeños de esta ciudad.

Anteayer publicamos la queja y el largo peregrinar de la mujer, quien denunció el abuso que estaba cometiendo un establecimiento al cobrarle 1,021 pesos de adeudo por el mes de abril cuando siempre había pagado 400 pesos por mes.

Para ponerse al día y pagar los tres meses de refrendo por sus prendas debía pagar 3 mil pesos, lo que consideraba un cobro excesivo, pues de acuerdo con sus notas calculaba debían ser $1,200.

El abuso ocasionó su molestia, por lo que acudió al departamento Jurídico del Ayuntamiento y al módulo de la Profeco.

Por fortuna, el abogado de la Comuna le dio seguimiento a su caso y mandó citar al encargado de la casa de empeños.

La mujer dijo que el miércoles por la tarde, el personal municipal se comunicó con ella para pedirle que regresara porque se había presentado durante la mañana pero no hubo solución.

Liliana Pisté comentó que se llegó a una conciliación con el responsable de la casa de empeños, quien señaló que hubo un error y confundieron las notas.

“Les dije que si hubo una confusión, que lo rectifiquen y se corrobore cuánto es lo que debo pagar”, explicó.

Sin adeudo

“Me dijeron que lo arreglarían y gracias a Dios ya estoy al día con mi pago, no fue como me dijo la muchacha antes, ya me respetaron lo que había dado y prácticamente ya no debo nada”, añadió.

“Me siento tranquila y en paz, estaba desesperada, ya iba a dar por perdidas mis alhajas porque, ¿de dónde sacó tanto dinero?, ¡si contrabajo junté los 1,000 pesos para pagarles!” concluyó.— WENDY UCÁN CHAN

“Pirómano” tira un cigarro encendido a casa de guano

Vecinos construyen vivienda a adulto mayor en Oxkutzcab