in

Fallido embargo en una empresa maquiladora 

Foto: Megamedia

“La 2a. será la vencida”

CONKAL.— Luego de un mes de que se tomaron las instalaciones de la maquiladora “Alabama”, ubicada en la carretera Conkal-Chicxulub Pueblo, ayer jueves se llevó al cabo la diligencia para realizar un embargo precautorio a los bienes de la empresa, que al final no se concretó porque el guardia de seguridad impidió esta medida.

Cerca de las 12:20 del día, los actuarios que llegaron con Mario Buenfil Martín, delegado de la Procuraduría de la Defensa de los Trabajadores al Servicio del Estado y los Municipios de Yucatán, decidieron no concretar el embargo precautorio ante la negativa del vigilante, pese a que le advirtieron que usarían la fuerza pública.

El guardia de seguridad dijo que le informó a sus patrones sobre la medida, pero que no recibió orden para dejarlos pasar y que esperaría una llamada de los dueños, que tardó más de media de hora en concretarse.

Buenfil Martín dijo que regresarían con la fuerza pública al no acceder a esta primera diligencia y que “la segunda será la vencida”.

Le pidió a los empleados que esperen unos días más para concretar la diligencia del embargo, con lo que se asegura la indemnización de los quejosos.

“Si la maquiladora no quiere pagar, se rematarán los bienes para contar con el efectivo para saldar las deudas”, dijo.

Prácticamente viven ahí

En el lugar se observó que los empleados que tomaron la planta desde hace un mes prácticamente viven frente al edificio. Dentro del monte construyeron un tinglado con lonas como techo y cartones como paredes para pasar el día y la noche haciendo guardia para que los dueños de la planta no intenten llevarse las máquinas de coser y la maquila ya hecha, como lo hicieron anteriormente, incluso con ayuda de un grupo de choque, según dicen, pero la policía intervino y no paso a más.

Las mujeres y los hombres se turnan para cocinar en un fogón. Ayer preparaban pavo asado que una persona que pasaba por el lugar les regaló, pero todos colaboran en los gastos de comida.

De los 120 empleados que protestaban en total, 15 se opusieron al grupo, pero al final no lograron continuar trabajado, otras 15 aceptaron indemnizaciones de $5,000 a $7,000 por ocho meses de trabajo o menos tiempo.— Mauricio Can Tec

 

Joven canta en la calle para seguir con sus estudios

Los yucatecos compran más equipos de seguridad