in

Fieles rezan el Ángelus 2 veces al día en Progreso

Foto: Megamedia

PROGRESO.— Luego que las misas se suspendieron desde el viernes 20 para prevenir los contagios del Covid-19, la parroquia La Purísima Concepción y San José invita a los feligreses a rezar el Ángelus a las 12 del día y 6 p.m. durante la emergencia.

A esas horas sonarán las campanas de la céntrica iglesia para avisar a los fieles.

En Facebook, la parroquia publicó el Ángelus:

“V. El ángel del Señor anunció a María. R. Y concibió del Espíritu Santo.

V. Dios te salve, María llena eres de gracia. El Señor es contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre Jesús. R. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros los pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

V. He aquí la esclava del Señor. R. Hágase en mí según tu palabra.

V. Dios te salve, María llena eres de gracia. El Señor es contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre Jesús. R. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros los pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

V. El Verbo se hizo carne. R. Y habitó entre nosotros.

V. Dios te salve, María llena eres de gracia. El Señor es contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre Jesús. R. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros los pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

V. Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios. R. Para que seamos dignos de las promesas de Cristo.

V. Oremos: Te pedimos Señor, infundas tu gracia en nuestras mentes, para que los que hemos conocido por el mensaje del ángel el misterio de la encarnación de tu Hijo seamos conducidos a la gloria de la resurrección, por los méritos de su cruz y pasión. Por el mismo Cristo nuestro Señor. Amén.

V. Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo. R. Como era en el principio ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén. (Tres veces).

 

Síguenos en Google Noticias

Derrumbe de una pared cobra una vida en Tizimín

Mil goles: ¿verdad o mito?