in

Fin a la veda en turismo

Un grupo de turistas que llegó ayer al cenote Zací de Valladolid

Reabren cenotes en Valladolid; limpian Chichén

Comunidades

VALLADOLID.— “Ya estamos contentos, como si estuviéramos empezando a trabajar”, expresó el artesano Chankín Antonio Alonso Cauich, luego de abrirse el acceso al cuerpo del agua del cenote Zací, donde desde ayer se comenzó a observar el arribo de visitantes.

Los artesanos del cenote Zací pasaban por una situación económica crítica debido a que desde hace más de cinco meses que el parador permanecía cerrado a consecuencia de la pandemia del Covid-19.

Dos de ellos indicaron que se vieron en la necesidad de diversificar su producción al elaborar tirahules para vender, ante la casi nula demanda de las artesanías.

Alonso Cauich comentó que “ahora ya estamos contentos, como si estuviéramos empezando a trabajar, incluso ya se nota la llegada de los visitantes”, en alusión a los turistas que llegaron para conocer el cenote Zací.

Una familia de Río Lagartos también acudió para visitar el cenote, pero prefirió verlo desde la bóveda y admirar la belleza natural, luego se marchó, al parecer para conocer otras cavernas de la región.

Ahora los artesanos empiezan a notar más movimiento en el parador, lo que esperan que se traduzca en un aumento en sus ventas, lo cual los mantiene optimistas en espera que los turistas decidan llegar a conocer el parador.

Milton Elvir Hernández, artesano dedicado al tallado de madera, comentó que hay algo de trabajo y que en su caso personal, en el cenote se quedó sin empleo, pero por fortuna algunas empresas del centro comercial lo contrataron para esculpir unos anuncios, lo que lo ayudó a salir adelante.

También comentó que aunque no gana lo que quisiera, al menos obtenía para la comida de su familia, pero ahora con la apertura del cenote Zací, se espera que aumenten las ventas en el lugar.

Pasquinel Ortega Sánchez, gerente operativo del cenote Zací, manifestó que en el lugar se están aplicando todos los protocolos de salud, y tanto en el cuerpo del agua como en el restaurante solo se permitirá el acceso a 60 personas al mismo tiempo, de tal modo que en cuanto sean atendidos podrán entrar otros.

No se permitirá el acceso al cuerpo del agua a las mascotas, por lo que se recomienda a los visitantes que no las lleven. Se espera en los próximos días un ligero incremento en el número de visitantes.

Cerca de allá, en el parador turístico de la zona arqueológica de Chichén Itzá, arreciaron los trabajos de limpieza, para recibir de vuelta a los visitantes a partir del próximo martes 22.

En Izamal, las zonas arqueológicas reabrieron también, aunque hubo baja afluencia de visitantes.— Juan Antonio Osorio Osorno / Megamedia

Critican a Kimberly Loaiza tras revelar colaboración con James Charles